Finanzas

Las cajas duplicarán su aportación al Fondo de Garantía

Las cajas de ahorros deberán realizar más aportaciones a su Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) tras la adjudicación de Caja Castilla La Mancha a Cajastur. Esa es al menos la resolución alcanzada por el sector el lunes tras aprobar el FGD las ayudas para rescatar CCM por parte de la entidad asturiana.

El Fondo de Garantía de las cajas, que se nutre de las aportaciones anuales del sector, financiará a Cajastur un máximo de 2.475 millones de euros como respaldo ante la posible morosidad que pueda encontrarse en el futuro.

CCM ya contaba con otros 1.300 millones de euros aportados por el fondo. El patrimonio de este organismo se elevaba a finales de 2008 a 4.000 millones de euros. A ello había que restar la aportación que realizó al Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB), por 1.237 millones de euros.

Estos esfuerzos han dejado bastante mercado al FGD, cuya principal misión es ayudar al sector y garantizar los depósitos de los clientes de las cajas. Para compensar esta salida patrimonial las cajas negocian en estos días con el Banco de España las nuevas dotaciones.

La idea es duplicar o como máximo triplicar la aportación que realizan, y que en la actualidad son del 0,4 por mil de los depósitos, unos 300 millones de euros. El fondo de garantía español es uno de los pocos del mundo en el que las entidades destinan capital antes de que se produzca una quiebra o intervención.

El objetivo es contar con la nueva tarifa a finales de año, para llegar a 2010 con un fondo preparado para nuevas ayudas al sector.

Año complicado

La norma fija en el 2,5 por mil de los depósitos el máximo a aportar al FGD al año. Pese a que se prevén nuevos rescates de cajas a través del Fondo de Garantía el convencimiento de un 2010 muy complicado para el sector elimina la posibilidad de llegar a este máximo.