G-20

Barroso apela al "enorme capital político" de Obama

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, apeló hoy al "enorme capital político" de el presidente estadounidense, Barak Obama, para que propicie un acuerdo en la cumbre del G-20 sobre la reforma del sistema financiero internacional.

"Espero sinceramente que el presidente Obama haga uso de su enorme capital político para comprometer a los Estados Unidos con estos principios de gobernanza mundial y se logre un éxito en Pittsburgh", dijo Barroso en rueda de prensa.

El presidente del Ejecutivo comunitario respondía a una pregunta sobre las posibilidades que tienen los europeos de sacar adelante sus propuestas de control y supervisión en un momento en que el presidente de EEUU parece poner todo su empeño en un reto doméstico como es impulsar la reforma sanitaria. "La crisis financiera mundial comenzó en Estados Unidos", recordó por su parte el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, quien valoró el hecho de que el propio presidente estadounidense haya reconocido esa responsabilidad en su último discurso.

Barroso, por su lado, insistió en la importancia de "mantener el impulso" hacia una reforma global del sistema, incluida la espinosa cuestión de la limitación de las remuneraciones de los banqueros. Estados Unidos rechaza la idea de establecer unos topes para las compensaciones variables que perciben los altos ejecutivos del sector por sus resultados a corto plazo. "Pittsburgh será un momento decisivo", advirtió hoy Barroso.

"Si fracasa, hay un peligro real de que estos compromisos y los avances que hemos registrado se desvanezcan", añadió el presidente de la Comisión. "Por el contrario, si mantenemos el impulso, será una gran señal para el futuro", comentó.