Recuperación económica

El FMI le pide al BCE que mantenga los tipos de interés bajos mientras haya deflación

El Banco Central Europeo debe mantener los tipos de la zona euro bajos durante algún tiempo, principalmente mediante una provisión de liquidez ilimitada, y debe estar dispuesto a dar señales más "enérgicas" en caso que sea necesario, ha dicho el Fondo Monetario Internacional.

El FMI ha reconocido algunas señales tentativas de mejora en una economía golpeada por la recesión.

Teniendo en cuenta que está previsto que la inflación siga claramente por debajo del 2% que el BCE ha fijado como nivel de tolerancia durante este y el próximo año, la política monetaria debe permanecer acomodaticia mientras la presión desinflacionista esté presente, añadió el FMI.

"Los beneficios de nuevos recortes de tipos deben ser evaluados en relación con los posibles efectos adversos en el funcionamiento de los mercado monetarios, pero cualquier margen potencial para nuevos recortes deben emplearse lo más pronto posible", dijo el informe.

"Si se intensificaran los riesgos bajistas, sería necesaria una señal más enérgica. Para hacer frente a todas las contigencias, todas las opciones no convencionales, incluyendo una relajación activa del crédito, tendrá que ser considerada".

El tipo principal del BCE está al uno por ciento en la actualidad, frente al 4,25% del pasado octubre, mientras que en EEUU está al 0-0,25%, en Reino Unido al 0,5 por ciento y en Japón al 0,10%. El BCE ha inundado el sistema bancario de la zona euro el mes pasado con 442.000 millones de euros a un año en un intento de potencial los préstamos a las empresas y consumidores y apoyar así la actividad.

"Se necesitan políticas más decisivas en el sector financiero"

El FMI advirtió también de que la zona euro necesitará políticas más decisivas, "especialmente en el sector financiero", para que la economía europea se recupere.

El organismo ha reiterado su análisis previo sobre la recuperación en la zona y dijo que espera que "el declive de la actividad se moderará en lo que queda de 2009 para dar paso a una modesta recuperación en 2010". Pero el FMI también reconoció "significantes incertidumbres" alrededor de este escenario.

Las previsiones dadas a conocer hoy son parte del informe políticas de la eurozona fruto de las consultas con las autoridades europeas dentro de la revisión periódica de su economía conocida como artículo IV. Sobre la reforma del sistema financiero europeo, el FMI dijo que ésta "debería ser puesta en práctica de acuerdo con la agenda concebida y sobre una base bien coordinada".

En su opinión, las autoridades supervisoras europeas "necesitarán suficiente alcance legal para establecer un solo reglamento". El FMI agregó que está de acuerdo en que "la política fiscal necesitará seguir apoyando la actividad económica en 2010", pero advirtió de la necesidad de poner en marcha "programas creíbles de consolidación a medio plazo" para responder a las preocupaciones sobre solvencia.

El FMI es de la opinión que la crisis es una oportunidad para "intensificar reformas estructurales" y concentrarse en la capacitación, educación y adecuación a las demandas del mercado de trabajo de la fuerza laboral europea.