CincoRed

Linux busca ganar fuerza de la mano del 'netbook' y el 'smartphone'

Los nuevos sistemas de código abierto quieren plantar cara al Windows en el mundo inalámbrico.

Linux quiere buscar nuevas oportunidades de negocio. Los distintos sistemas operativos y plataformas basados en el popular pingüino: Android, Moblin, Ubuntu... parecen haber encontrado nuevos aliados en dispositivos con mucho tirón como los netbooks y los smartphones. De todas maneras, no lo van a tener fácil, especialmente en el netbook, por la fuerte presencia del Windows. Según Gartner, el sistema de Microsoft tiene una cuota de mercado cercana al 70% en este segmento de reciente creación, una cifra que en España sube al 90%, según las estimaciones manejadas por Penteo.

Eso sí, el mercado puede volverse más favorable para Linux. Por ejemplo, Angela McIntyre, analista de Gartner, cree que la fragmentación de sistemas operativos en el mundo del smartphone y la falta de un líder claro deja espacio a Linux para actuar como solución estratégica alternativa para los fabricantes de equipos, que ven en las distintas plataformas de software una forma de diferenciarse y añadir valor en sus ofertas. "El mercado del smartphone nunca sufrió el monopolio de Microsoft", dice en este sentido José Lancho, responsable de Hispalinux.

Otros expertos recuerdan que la situación del mercado de estos nuevos dispositivos es distinta a la que había en el área de los PC de sobremesa hace cerca de una década cuando Linux llegó al mercado, porque entonces Windows tenía un dominio aplastante. Santiago Madruga, director general de Red Hat Iberia, cree que actualmente, "los fabricantes de hardware no quieren quedar atrapados en las redes de un fabricante único y propietario de sistema operativo que tenga un monopolio en el mercado".

Además, la visión sobre Linux del usuario y de parte de la industria empieza a ser distinta. "Un netbook ya no es una máquina de productividad, sino un dispositivo para comunicarnos y acceder a la información", dice Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa, para quien, de igual forma, un smartphone tiene de "phone" sólo el nombre, "porque le tenemos más tiempo en la mano que en la oreja". Así que, en su opinión, a diferencia de antes "que buscábamos sistemas operativos que hicieran de todo, ahora buscamos que no hagan casi nada, solo que pongan en comunicación los recursos de la red con los del sistema". Dans está convencido de que en el futuro, el sistema operativo será una capa minúscula, que incluso vaya embebida en la BIOS, entre el usuario y las aplicaciones que utiliza en su navegador. "Para este viaje, no necesitamos planteamientos complejos: a mayor ligereza y versatilidad, mejor".

El sistema del pingüino está claro quiere hacer valer sus ventajas. Entre ellas, su menor tiempo para arrancar y desconectarse dentro del propio dispositivo, así como su menor precio. "Los precios de los netbooks con Linux cuestan 50 dólares menos que los que incorporan Windows XP", dice McIntyre. Jaime García Cantero, analista de IDC, comparte la opinión y asegura que el precio es crítico: "Para el fabricante podría ser una oportunidad el adaptarlo o personalizarlo, algo que puede hacerse al ser código abierto".

Por el contrario, Jesús Porro, analista de Penteo, no es tan optimista. "Si Microsoft consigue mantener su apuesta con XP y lanza una versión ligera de Windows 7, es difícil que unas soluciones basadas en Linux apoyadas por distintos fabricantes como Google, Intel o Canonical, que tienen diferentes intereses, ganen protagonismo restándoselo a Microsoft", dice. Y añade que la problemática que se está viviendo ahora es idéntica a la que se ha dado en los sistemas operativos de escritorio: "Microsoft arrasa en cuota de mercado y las múltiples variedades de Linux se canibalizan entre sí", indica.

Porro advierte también de otro inconveniente relacionado con Linux: la existencia de un "gap" muy grande en relación a los conocimientos necesarios para gestionar con éxito una máquina basada en Linux sobre una basada en Windows. "Un estudio americano reciente indicaba que por cada netbook devuelto por el comprador con XP instalado de serie se devuelven cuatro con una instalación basada en Linux".

La "balcanización" de Linux, antes citada, no es mal vista por otros expertos. García Cantero señala que esta variedad aporta diversidad y flexibilidad y no supone un problema mientras se mantenga la compatibilidad. Eso sí, indica que "es verdad que esta fragmentación dificulta alcanzar volumen". Dans, por su lado, señala que la diversidad es un valor importantísimo en internet. "La diversidad genera ecosistemas intrínsecamente más sanos, y no está unida a engendrar incompatibilidad si se respetan los estándares adecuados".

Lo que está claro es que Linux está recibiendo el apoyo de grandes compañías. Por ejemplo, Android está respaldado por Google y por la Open Handset Alliance, en la que figuran los principales operadores y fabricantes de dispositivos móviles. Aunque Android ha llegado inicialmente a los smartphones, fuentes del sector señala que fabricantes de PC como HP o Dell están estudiando llevarlo a sus netbook.

También el Moblin, cuya versión en pruebas llegó al mercado hace pocos días, ha sido impulsada por Intel, Novell, y la Linux Foundation, donde están grupos como HP, IBM, Oracle, Google, Fujitsu, Nokia o Cisco. Todos están preparándose para competir con Microsoft. Habrá que estar atentos.

Los precios de los 'netbook' con Linux cuestan 50 dólares menos que los que incorporan Windows XP, según Gartner

El pingüino configura sus distintas alternativas

Android. La mayor parte de los expertos coincide en el potencial del sistema apoyado por Google. "Tiene un gran recorrido por su origen y planteamiento", señala Enrique Dans, del IE, que destaca su núcleo ligero capaz de correr sobre los procesadores del móvil y "su gran dinamismo en el desarrollo de aplicaciones". Los responsables de Google señalaron esta semana que, para finales de año, habrá entre 18 y 20 modelos de smartphone con Android. Su objetivo no es otro que competir con Windows, el iPhone de Apple, BlackBerry, el WebOS de Palm y el Symbian de Nokia.

Ubuntu. El Linux, impulsado por Canonical, es la versión más utilizada, según José Lancho, de Hispalinux. De hecho, grandes empresas como Dell, HP, Asus o Acer ya lo han incluido en algunos de sus netbooks. "Ubuntu ha jugado en los últimos años un papel importante, revitalizando y potenciando las soluciones de sistemas operativos de escritorios basados en Linux", dice Jesús Porro, de Penteo.

Moblin. Su primera versión en pruebas acaba de llegar al mercado gracias al impulso de Intel, la Linux Foundation y Novell. José Manuel Enríquez, director general de Novell en España, cree que la combinación de las plataformas basadas en procesadores Intel Atom y el software de Novell va a dar más oportunidades a los fabricantes de equipos y de diseños originales para ofrecer más soluciones de internet móvil.

Jolicloud. Impulsado por la compañía francesa del mismo nombre. En junio, la firma va a lanzar una versión en pruebas de su sistema Linux. De momento, ha hecho público que la versión será compatible con ordenadores de Acer, Dell, Asus, HP y MSI.

Winki. Es una versión Linux impulsada por el fabricante MSI. La velocidad de arranque puede ser una de sus bazas, según sus creadores.

Limo. Detrás de esta plataforma celular está la Fundación LiMo, un consorcio de la industria móvil, donde están, entre otros, Telefónica y Vodafone y Orange.

A la espera de Windows 7

Angela McIntyre, analista de Gartner, cree que Windows 7, que va a llegar al mercado en los próximos meses, es la respuesta del gigante a sistemas como Android. Enrique Dans también cree que Windows 7 representa un cambio de estrategia, aunque dice "que está por ver que lo sea del todo". Lo cierto es que la disputa por el dominio en el netbook va a ser encarnizada, sobre todo por su creciente expansión que, según Intel, le ha llevado a canibalizar un 20% del mercado de portátiles tradicionales.

Linux y Blackberry

La Junta de Andalucía anunció ayer que ha implantado la primera solución estándar de correo en el móvil BlackBerry compatible con Linux. Con este movimiento, realizado junto a Vodafone España, Andalucía se ha convertido en la primera administración nacional y europea en integrar estas soluciones. Sus responsables señalaron que la aplicación podrá ser utilizada por todos los usuarios de los organismos de la Junta que forman parte de su red corporativa.