Corrupción

Londres tomará el control de un paraíso fiscal en el Caribe

El Gobierno británico se propone la suspensión del Parlamento de las islas Turcas y Caicos, en el Caribe, a raíz de un informe según el cual ese territorio de ultramar está expuesto a "corrupción sistemática".

Según el Ministerio de Exteriores del Reino Unido, habría que suspender durante dos años ciertas partes de la Constitución de esas islas, incluidas "las relativas al Gobierno ministerial y a la Asamblea".

Tal advertencia, de la que informa hoy el diario The Guardian, se produce a raíz de la publicación de un informe provisional de una comisión investigadora sobre esas islas, consideradas como uno de los paraísos fiscales en el Caribe.

El informe habla de una posible corrupción sistemática, "claros signos de amoralidad política, inmadurez e incompetencia administrativa en general" y recomienda suspender la Constitución de las islas.

También exige que se introduzcan cambios en la ley de empresas vigente en esas islas y que, entre otras cosas, se obligue a las corporaciones y los trust a revelar quién es el beneficiario real. Alex Milne, conocido abogado británico que elaboró el informe, denuncia en él la cultura de deshonestidad de los miembros del Gobierno de las islas y expresa su preocupación por las enormes sumas de dinero allí blanqueado sin documentos que acrediten las transacciones.

"Hay fuertes sospechas de que está entrando mucho dinero del exterior y el sistema está diseñado para poder ocultar la procedencia de esos fondos", dijo una fuente al periódico. "Parece que hay blanqueo de dinero aunque no está claro si esos fondos son producto de prácticas delictivas", agregó la fuente.

Las islas Turcas y Caicos, situadas al norte de La Española (Haití y República Dominicana), gozan del mismo estatus que las Malvinas, reclamadas por Argentina. Tienen un gobierno independiente, pero están oficialmente bajo la soberanía de la Reina de Inglaterra.

El informe sobre esas prácticas más que dudosas en ese territorio de ultramar británico se hace público después de que el primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, reclamase mayor transparencia a los paraísos fiscales de todo el mundo.