Análisis

Reparto histórico de dividendos para la Bolsa

Las compañías han cuidado a sus accionistas como nunca, a pesar de la crisis. Este año distribuirán más de 27.400 millones, un 17% por encima de lo que abonaron en 2007.

Ninguna compañía ha resistido a la crisis. Las pérdidas en las Bolsas ya superan el 40% en 2008, y las cotizaciones de muchos valores han bajado a niveles de varios años. En medio de un pesimismo extremo casi no ha habido hueco para las buenas noticias. Pero las hay.

Este año los accionistas de la Bolsa española van a percibir en concepto de dividendo más de 27.400 millones (con cargo a los beneficios de 2007 y 2008); una cifra que, además de histórica, implica un crecimiento por encima del 17% con respecto a lo abonado el pasado ejercicio (23.339 millones). Sólo entre noviembre y diciembre se distribuirán unos 4.250 millones, de los que 2.352 corresponden a Telefónica. La teleco se comprometió a ingresar un euro por acción con cargo a los beneficios de 2008; el primer pago lo ha ejecutado ahora.

A diferencia de en otros países, las compañías españolas han intentando mantener la confianza de sus accionistas a pesar de un entorno de incertidumbre como el actual. En el último mes 91 entidades estadounidenses han recortado o suprimido el dividendo, algo que no ocurría en 50 años.

Otro aspecto destacable es la alta rentabilidad por dividendo que se ha alcanzado. En el caso del Ibex, se encuentra en cotas históricas, en el 6,34% frente al 6,6% del Euro Stoxx o el 3,27% del bono alemán a 10 años. Compañías como Telecinco, BME, Santander o Telefónica ofrecen una rentabilidad por dividendo del 16%, 10,90%, 9,63% y 5,6%. No obstante, hay que tener en cuenta que este atractivo se debe en gran parte al descenso que acumulan las acciones, que en el caso de los valores mencionados es del 53,7%, 60,6%, 52,5% y 28%, respectivamente.

De cara al próximo ejercicio, las previsiones son algo menos satisfactorias. De acuerdo con las últimas estimaciones de la firma de análisis JCF, los dividendos con cargo a los beneficios de 2009 alcanzarán los 26.561,7 millones, un 2,46% menos que los de 2008 (27.232,8 millones). No obstante, hay que tener en cuenta el dividendo extraordinario de Endesa, tras conseguir unas plusvalías de 4.500 millones por la venta de activos a Eon, que distorsionará al alza esta cifra. 'En general, el dividendo medio se recortará. Es una vía rápida y barata de obtener financiación', comenta Juan Ramón Caridad, de Atlas Capital.

Por sectores, el financiero es el que está en el punto de mira, y son los bancos medianos los de peor pronóstico. 'Estamos en la tesitura de si ampliarán capital o recortarán dividendo', explica Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4. 'No es lógico que el sector esté pidiendo ayuda y mantenga los pagos', añade Caridad.

Los analistas esperan un empeoramiento en las políticas de retribución al accionista, sobre todo en las compañías con mayor endeudamiento, con problemas para obtener financiación, así como en las más expuestas al ciclo económico o con poca generación de caja. 'En pleno auge económico el mercado valora la expansión de las empresas. En este momento el dividendo no importa tanto', explica Bettina Gallego, de Inversis. 'Es lógico pensar que sean cautas y opten por tener liquidez en prevención de dificultades financieras futuras', agrega.

La previsión de beneficios de cara a los próximos años está sufriendo un continuo deterioro. Ya en el último trimestre, las cuentas de las empresas del Ibex reflejaron una caída del resultado neto del 9,9%. Renta 4 pronostica un recorte de los beneficios entre el pico de 2007 y el suelo 2009 del ciclo del 30%. Esto no quita, sin embargo, que determinados valores sigan conservando el atractivo para los analistas vía dividendo. 'La caída del beneficio por acción ya está muy descontada por el mercado. Aunque la rentabilidad se ajuste a la baja, que no me extrañaría, sigue habiendo una diferencia clara con la deuda pública', señala Natalia Aguirre. La experta apuesta por compañías que den dividendos y cuya rentabilidad sea sostenible en el tiempo. 'Hay ejemplos claros. Técnicas Reunidas tiene una posición neta de caja equivalente al 58% de la capitalización del mercado', apunta.

Desde Santander Investment Bolsa destacan que 'tradicionalmente las empresas españolas han sido más generosas en términos de remuneración al accionista, pero la diferencia con Europa se ha ido reduciendo como resultado de la convergencia de los tipos de interés/inflación y de la ambiciosa estrategia de expansión de las empresas'.

Para los próximos meses, financieras, constructoras y medios de comunicación ofrecen las mayores rentabilidades por dividendo. Pero Santander Investment advierte que el riesgo de recorte es mayor que en el resto de sectores. Las empresas con generación de flujo de caja más seguro ofrecen mayores garantías. La firma destaca en este sentido a Telefónica, Criteria, Prosegur, Almirall, Zardoya Otis y Renta Corporación.

Fuertes pérdidas para los fondos

La estrategia de apostar por fondos cuyo objetivo son empresas con alta rentabilidad por dividendo no ha funcionado este año. Las pérdidas de los 130 productos que se venden en España y que recoge Morningstar rondan el 40% a excepción de algunos garantizados, que acumulan ligeras pérdidas o ganancias. Para Fernando Luque, de la firma, existe una explicación para este comportamiento: 'La principal causa está en la exposición al sector financiero de este tipo de fondos'. Como ejemplo, el experto hace referencia a la evolución entre el índice MSCI de las Bolsas del mundo, que cae el 33,8% en 2008 y el MSCI World High Dividend Yield, centrado en compañías de alta rentabilidad por dividendo, que desciende el 36,4%. En el primero, las empresas financieras tienen un peso del 19% frente a casi el 30% del segundo.

Luque comenta que en Europa, además de ocurrir lo mismo hay que destacar 'la gran infraponderación que ha habido en las farmacéuticas'. En la región, estas empresas han caído una media del 13,8%, frente un descenso del MSCI Europe del 41%, del 43% de las empresas de alta rentabilidad por dividendo y del 55% de las financieras.

De cara a los próximos años, el experto asegura que es difícil predecir si la situación mejorará. 'Dependerá en gran medida de lo que hagan los bancos'. Y añade: 'Quizá la lección que hay que sacar de todo ello es que las crisis siempre son distintas. Durante la fase bajista de principios de 2000 los fondos de alta rentabilidad por dividendo tuvieron un mejor comportamiento relativo; no hay una que se parezca a la otra'.