Valor a examen

Santander seduce a los inversores con su ampliación

El banco ha conseguido cubrir con holgura la mayor ampliación de capital de la historia llevada a cabo en España tanto entre los minoritarios como los institucionales.

Santander seduce a los inversores con su ampliación
Santander seduce a los inversores con su ampliación

El presidente de Santander, Emilio Botín, puede presumir a partir de ahora de un nuevo triunfo. Con unas condiciones de mercado totalmente desfavorables, el primer banco español ha desafiado a sus competidores con una ampliación de capital de 7.200 millones de euros, la mayor de la historia de España. Mientras que otras entidades, entre las que se encuentran algunas británicas, han tenido que dar marcha atrás a sus planes de captar fondos en el mercado ante la falta de interés de los inversores o recurrir a las ayudas de sus Gobiernos, Santander anunció el viernes que había cerrado la operación con sobredemanda del 136%. Se suscribieron 1.590 millones de acciones durante el periodo de suscripción preferente y otros 591 millones en la segunda ronda, por lo que será necesario realizar prorrateo. En total, se han llevado a cabo órdenes de compra por 9.814 millones de euros, 2.610 millones más de lo previsto. Las nuevas acciones, de las que según el banco se asignará a cada inversor alrededor del 1,45% de las solicitadas, debutarán este jueves en la Bolsa.

Buena parte del éxito reside en la gran maquinaria comercial con la que la entidad cuenta en España, con 2.924 oficinas, una garantía para asegurarse la elevada aceptación entre los particulares, que suponen el 30% de los accionistas del banco. Pero también ha conseguido seducir a los institucionales. Fuentes financieras reconocen que en un primer momento hubo ciertas reticencias debido a que apenas unos días antes del anuncio de la operación el banco había señalado que no ampliaría capital, pero explican que durante la pasada semana se logró convencer de su atractivo a través de diferentes reuniones en Londres, Nueva York y Tokio. Las entidades aseguradoras han sido Merrill Lynch, Bank of America, Credit Suisse, Calyon y Fox-Pitt.

'Hay que reconocer el éxito de la operación con todas las dificultades que existían', señala Pablo García, de Oddo Securities. De hecho, la reacción inicial del mercado fue propinar un severo castigo a la acción, que llegó a caer en dos semanas un 34%, a pesar de que los analistas insistían en que el precio, de 4,5 euros por título, era atractivo. Al final la cotización de Santander ha logrado remontar un 25,83% en los últimos seis días. Cierra la semana en 6,43 euros, tras perder un 17,3% desde que anunció la ampliación, un porcentaje que se ajusta al efecto dilutivo que tendrá la operación, estimado entre un 15% y un 20%. Su evolución, además, ha estado en línea con el sector bancario europeo, que este periodo ha bajado de media un 15,35%.

SANTANDER 1,55 0,23%

'Después del éxito de la ampliación, el valor lo debería hacer bien, aunque también es cierto que ha subido mucho esta semana', explica Diego Barrón, de Fortis.

En general, los analistas consideran que Santander está barato en Bolsa. Cotiza a un PER (número de veces que el beneficio está contenido en la cotización) de 4,58 veces para este año y 4,97 veces para 2009. Deutsche Bank indica que 'el descuento con el que cotiza Santander -estiman un PER para 2010 de 5,3 veces- es injustificado', ya que está mejor posicionado que sus competidores en términos de capital y liquidez y presenta un perfil de sus ganancias más 'puro'.

De hecho, el precio objetivo de consenso es de 9,83 euros, según los analistas consultados por Bloomberg, lo que le concede un potencial de subida de casi el 53% en los próximos 12 meses.

'Los bancos van a seguir infraponderados mientras no se solucionen los problemas de liquidez y continúen los recortes de tipos. Las perspectivas son muy malas. Pero los más protegidos serán los que tengan mejores ratios de solvencia, algo que para Santander es un respiro', comenta Pablo García. Tras la ampliación de capital, Santander tiene un core capital (capital básico y reservas) del 7,1%, una cota acorde con los nuevos criterios de solvencia que pide el mercado.

Los expertos creen que la decisión de Santander ha aumentado la presión sobre algunos de sus competidores de similar tamaño, como BNP Paribas, Intesa o BBVA. ING Wholesale Banking afirma en un informe que 'Santander ha sido el primero en mover ficha. Otros bancos que han negado que tengan que incrementar su capital probablemente necesitarán hacerlo'.

El propio Emilio Botín señaló ayer, en una carta remitida a sus accionistas: 'estoy convencido de que el mercado diferenciará cada vez más a las entidades que, como nuestro banco, se caracterizan por la fortaleza de su capital y por su capacidad de generar beneficios de forma recurrente'.

Más presión sobre sus competidores

El órdago de Botín ha colocado al resto de sus competidores en una situación complicada, ya que a partir de ahora tendrán más presión de los mercados para mejorar sus ratios de capital, entre ellos la mayoría de los bancos españoles.

Para Oddo Securities, BBVA tendrá que recurrir al final a una ampliación de capital de en torno a 3.000 millones de euros. Su core capital se situaba en el tercer trimestre de este año en el 6,4%. En opinión de Citi, el mercado exigirá ahora a BBVA que mejore sus ratios de capital, a pesar de que el segundo banco español haya reiterado que no necesita tomar esta medida. Añade que la banca mediana podría esperar para un posible respaldo del Gobierno. De momento, los valores bancarios se han sumado a la recuperación de la Bolsa. BBVA ha ganado en la semana un 13,69%, Sabadell un 9,47%, Popular un 9,09% y Bankinter, un 2,12%.

ING Wholesale Banking afirma que Standard Charterd's ha anunciado un aumento de capital por ejemplo, y esperan que le sigan Deutsche, BNP, BBVA e Intesa.