La crisis del motor

Aragón avala con 200 millones a General Motors para asegurar el montaje del Meriva

El Gobierno de Aragón no ha querido esperar a que el ministro de Industria presente en enero su plan integral. El presidente autonómico, Marcelino Iglesias, anunció ayer que el Ejecutivo ha llegado a un acuerdo con General Motors Europa para avalar inmediatamente los 200 millones necesarios para retener en Figueruelas la producción del nuevo Opel Meriva.

Por vía urgente. Así se tramitará el proyecto de ley con el que el Gobierno de Aragón tratará de retener en la planta de Figueruelas la próxima generación del Opel Meriva, uno de los tres modelos que se ensamblan en la factoría zaragozana. El Gobierno de Aragón avalará de forma inmediata con 200 millones de euros a la multinacional para que garantice la producción en la planta de Figueruelas (Zaragoza), según informó ayer el Ejecutivo.

El encargado de anunciar el acuerdo suscrito entre el Gobierno y la multinacional estadounidense fue el propio presidente, Marcelino Iglesias, quien explicó que el próximo martes 'el Consejo de Gobierno aprobará la autorización al consejero de Economía para la firma del aval, a través de un proyecto de ley que será remitido a las Cortes'. Una vez aprobado, el presidente de GM Europa, Carl-Peter Foster, viajará a Zaragoza para suscribir el acuerdo definitivo, que prevé garantizar la producción del nuevo Opel Meriva a principios de 2010 con la petición de un crédito sindicado a un grupo de bancos nacionales e internacionales que será avalado por el Ejecutivo aragonés.

Iglesias subrayó ante los medios que el objetivo de esta iniciativa es evitar el retraso de la producción del nuevo Opel Meriva por la falta de liquidez, un modelo del que ha dicho que es la 'garantía de continuidad del conjunto de la factoría'. Se trata, ha añadido, de 'mantener un compromiso importante en un momento difícil'.

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, citó el pasado martes a las nueve comunidades que cuentan con plantas de ensamblaje en su territorio. Sebastián les prometió un plan integral para la industria, ya que, aseguró, no 'puede haber 17 ó nueve planes'.

Antes que Alemania

Aragón ha tardado apenas dos días en desmarcarse. Su celeridad, incluso, ha superado a la de la canciller alemana, Angela Merkel, ya que el Gobierno aragonés, según fuentes internas citadas por Efe, es la primera administración del mundo que ha aprobado ayudas para el mantenimiento de una factoría automovilística.

Y es que Carl-Peter Forster se entrevistó hace apenas un mes con Merkel para solicitarle 'unos 1.000 millones' en forma de avales para poder seguir operando y garantizar sus plantas europeas. Tanto Merkel como el resto de su gabinete han mostrado su predisposición para conceder esta ayuda a GM, siempre que esta decisión no suponga contravenir la legislación comunitaria y que ese dinero no viaje hasta Detroit para compensar las cuentas de la matriz.

Y es que la falta de liquidez es el principal problema tanto de General Motors como de su gran rival Ford. El fabricante estadounidense reconoció recientemente que necesita un flujo de caja de 750 millones de dólares (595 millones de euros) en el conjunto de sus plantas de producción en Europa. De esta cantidad, según ha comunicado la compañía a los representantes sindicales de las distintas factorías, depende el lanzamiento de veinte modelos hasta el 2012, incluidos los nuevos Opel Corsa y Meriva, que se producirán en la fábrica.

Pese a los avales concedidos por el Gobierno autónomo, Figueruelas atraviesa momentos de incertidumbre, como el resto de las fábricas en España. La dirección de GM España aplica desde principios de noviembre un expediente de regulación de empleo que afectará a 600 puestos de trabajo durante un año, y tiene previsto otro de 29 días para el resto de la plantilla en 2009.

La factoría produjo en 2007 la cifra récord de 485.857 unidades. De esta cifra, 283.232 correspondieron al Corsa; 141.111 al Meriva y los restantes 61.541, al Combo.

El pilar de la comunidad autónoma

La velocidad con la que ha actuado el Gobierno de Aragón se explica por la importancia que tiene para su economía la planta de Figueruelas. Actualmente, General Motors supone el 50% de las exportaciones de la región, el 20% de la industria aragonesa, y mantiene 20.000 empleos directos e indirectos. Sólo en Figueruelas trabajan 6.700 personas.

A finales de 2005, la planta vivió momentos de zozobra ya que GM estuvo a punto de trasladar el Meriva a Polonia, aunque finalmente el modelo se quedó en Figueruelas.