Turbulencias financieras

Paulson dice que EE UU usará "cientos de miles de millones" de dólares contra la crisis

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, dijo hoy que el Gobierno gastará "cientos de millones de dólares" para responder a la crisis financiera.

En una rueda de prensa, Paulson señaló que la administración elevará la intervención en el mercado inmobiliario, que considera la raíz de los problemas financieros de Estados Unidos, además de otras medidas.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos pedirá al Congreso que actúe la próxima semana con un nuevo paquete legislativo para calmar las turbulencias de los mercados financieros.

Al respecto, Paulson comentó que el paquete de rescate para el crédito debe ascender a cientos de miles de millones de dólares, y agregó: "tiene que ser lo suficientemente grande como llegar al corazón del problema".

Paulson evitó entrar en más detalles sobre las medidas consideradas para el paquete, que deberá definirse durante este fin de semana, y que podría ser aprobada por el Congreso la próxima semana.

Además, el secretario del Tesoro enfatizó que es la alternativa a más quiebras de bancos y unos mercados incapaces de financiar el crecimiento de la economía estadounidense.

Bush: La intervención en los mercados "es esencial"

Por otro lado, el presidente de EE UU, George W. Bush, dijo hoy que la intervención pública en los mercados "no sólo está justificada, es esencial" para evitar un daño mayor en la economía.

"Debemos actuar ahora para proteger la salud económica de nuestra nación", afirmó Bush, en una comparecencia flanqueado por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y el presidente de la Comisión del Mercado de Valores, Chris Cox.

Las medias del Gobierno contra la crisis

1.- Intervención en el mercado de títulos inmobiliarios.

Los gigantes hipotecarios Freddie Mac y Fannie Mae, intervenidos por el Gobierno este mes para evitar su colapso, aumentarán las compras de valores garantizados por hipotecas. El Tesoro también ampliará un programa ya en marcha para adquirir directamente esos títulos, según Paulson.

2.- Intervención en el mercado monetario (money market).

La Reserva Federal ofrecerá temporalmente garantías de hasta 50.000 millones de dólares para asegurar los fondos mutuos que invierten en el mercado monetario. Ese mercado es esencial para el funcionamiento de la armazón financiera porque proporciona capital a corto plazo y a bajo interés a los bancos. Ese tipo de fondos mutuos eran considerados como las inversiones más seguras.

No obstante, esta semana uno de ellos, el Reserve Money Market Fund, anunció que no podría devolver a los inversores el capital que habían invertido debido a sus pérdidas por sus inversiones en deuda de Lehman Brothers, un banco de inversión que quebró el lunes.

3.- Prohibición de venta al descubierto en Bolsa.

Esas operaciones permiten ataques especulativos para hundir las acciones de una empresa, lo que según algunos expertos ha aumentado la volatilidad de las bolsas. Consiste en tomar prestadas acciones de un inversor institucional como un fondo de pensiones, venderlas en masa para que su precio caiga y después comprarlas a un valor menor.

La prohibición, emitida por la Comisión del Mercado de Valores (SEC), afecta a las acciones de 799 instituciones financieras, incluidos los dos últimos grandes bancos de inversión independientes, Goldman Sachs y Morgan Stanley, cuyos valores se habían desplomado esta semana y durará hasta el 2 de octubre. Reino Unido impuso el jueves una prohibición similar, por cuatro meses.

4.- Compra de deuda de mala calidad de los bancos

Esta será la parte más costosa del plan de la administración y debe ser aprobada por el Congreso. El Gobierno comprará a los bancos la deuda mala calidad en sus balances.

No adquirirá, sin embargo, entidades enteras en problemas, como fue el caso durante la última crisis, a finales de los 80. No está claro aún si el departamento del Tesoro o la Reserva Federal harán las compras directamente o se creará una agencia especial para realizar esa función.

Los detalles de esta parte del plan serán acordados este fin de semana entre los líderes del Congreso y el Gobierno, que quiere que la Legislatura lo ratifique la próxima semana.