Corrupción

Sobornos, a la orden del día

A casi a un cuarto de las empresas se les ha pedido pagar un soborno en los últimos dos años, pese a que los organismos encargados de fiscalizar el cumplimiento de las leyes han intensificado su lucha contra la corrupción, según una encuesta publicada hoy por Ernst & Young LLP.

El 23% de los participantes dijeron que les habían pedido pagar sobornos para conseguir o mantener clientes, y el 18% dijeron que habían perdido negocios a manos de un competidor que sí pagó una 'gratificación'. La empresa neoyorquina de contabilidad entrevistó a 1.186 altos ejecutivos en 33 países para calcular las estadísticas.

Los datos dan "razones para preocuparse", dijo David Stulb, director mundial de investigaciones sobre fraude de Ernst & Young, en una entrevista telefónica. Cada vez más las agencias de procuración de justicia consideran al soborno un delito serio, lo que aumenta el riesgo de que los ejecutivos de las compañías que pagan sobornos enfrenten cargos, agregó.

El informe llega en un momento en que se llevan a cabo investigaciones sobre sobornos en varios países. En Alemania, Siemens AG enfrenta una investigación por posible soborno. El mes pasado un tribunal del Reino Unido le pidió al Gobierno considerar reabrir una investigación por acusaciones de que BAE Systems Plc pagó sobornos a funcionarios saudíes para conseguir contratos. El mes pasado en Corea del Sur fiscales interrogaron al presidente de Samsung Group, Lee Kun Hee, por acusaciones de soborno.

En el Reino Unido, el 13% de los participantes habían experimentado al menos un incidente de soborno o corrupción en los últimos dos años, en comparación con el 6% de los participantes franceses y el 6% de las compañías alemanas que participaron en la encuesta. El promedio mundial fue del 24%, lo que demuestra el "mayor riesgo de hacer negocios fuera de Europa Occidental", según el informe.

"Lograr que 1.200 participantes hablaran sobre sobornos y corrupción habría sido difícil hace cinco años", dijo Stulb. Es "alentador" que las empresas estén cada vez más abiertas a hablar sobre el tema, agregó.