Insolvencias

Los concursos de acreedores aumentan el 79% hasta marzo

El número de concursos de acreedores, al que se acogen empresas y particulares con problemas de solvencia, alcanzó la cifra de 425 en el primer trimestre del año, un 78,6% más que en el mismo periodo de 2007. Las insolvencias se concentran en la construcción y la industria.

Cada vez son más las empresas, autónomos y particulares que no pueden hacer frente a sus deudas y optan por abrir un proceso concursal que les permita resolver las situaciones de insolvencia y, en la medida de lo posible, reflotar la empresa o la economía familiar.

Entre empresas y autónomos, suman 359 concursos abiertos en los tres primeros meses del año según el INE, un 64% más que en el primer trimestre de 2007. La estadística sobre la Ley Concursal ilustra la situación económica de España. Así, el castigado sector de la construcción concentra la mayoría de insolvencias en el primer trimestre del año.

Hasta 81 constructores se han acogido al concurso de acreedores. Supone el 24% del total e implica un aumento de seis puntos respecto al primer trimestre de 2007. Le sigue el sector de la industria y la energía y el inmobiliario.

Según los datos del INE, son las pequeñas y medianas empresas las que más sufren la desaceleración económica. El 63,5% de las empresas concursadas se encuentra en el tramo más bajo de volumen de negocio, menos de dos millones de euros y son, principalmente, sociedades de responsabilidad limitada.

La mayoría de empresas concursadas tienen un plantilla de entre 20 y 49 trabajadores. En segundo lugar se sitúan las sociedades que sólo cuentan con uno o dos trabajadores. Este dato corrobora que las pymes -que conforman la mayor parte del entramado empresarial español- reciben con más virulencia las consecuencias de la desaceleración. En el extremo opuesto se encuentran las compañías con más de 100 asalariados, que no llegan a 19 concursos abiertos.

La Ley Concursal, aprobada en 2004, contempló que las personas físicas pudieran declararse insolventes. Si bien sólo representan el 15% del total de concursos, es el grupo que más crece. Hasta 66 personas iniciaron un proceso concursal en los tres primeros meses del año, lo que implica un crecimiento del 230% en tasa interanual. Sin embargo, es una alternativa poco extendida en comparación con otros países europeos. En el Reino Unido, se registran más de 100.000 concursos de personas físicas al año.

Por comunidades autónomas, las empresas catalanas registran el mayor número de concursos de acreedores. De las 359 procesos concursales abiertos a empresas y autónomas, 90 se han producido en Cataluña. Le siguen otras comunidades del arco mediterráneo: Andalucía con 65 y Valencia con 61. Entre las tres comunidades, concentran el 60,1% de concursos.

En cuanto a los concursos de personas físicas, también las familias catalanas son las más propensas a utilizar la Ley Concursal para reflotar su economía. Cataluña aglutina el 33,8% del total de particulares que abrieron un concurso de acreedores en el primer trimestre del año.

Una ley poco utilizada, pero que satura los juzgados

La consultora PricewaterhouseCoopers considera que, en comparación con Europa, el recurso del concurso de acreedores está poco extendido en España. Y, sin embargo, señala que hay juzgados de lo mercantil que se encuentran saturados por el aumento de los procesos concursales abiertos y que son incapaces de iniciar la tramitación antes de los seis meses desde que las empresas solicitan un concurso de acreedores. 'En este contexto, es difícil que las empresas sobrevivan', argumentan desde la consultora. Esta situación contradice el espíritu de la Ley Concursal aprobada en 2004 que, entre otras cuestiones, pretendía dotar de una mayor rapidez y simplicidad a los procedimientos concursales.