A examen

Moverse en mercados inestables

En un momento en que las ganancias o pérdidas dependen de acertar con los sectores, los expertos aconsejan analizar más ratios además del precio y beneficio.

Ni siquiera cuando la euforia aúpa los mercados un único ratio es suficiente para definir el perfil de un valor, pero en etapas como la actual en las que las incertidumbres dominan las Bolsas los expertos señalan que es más necesario que nunca tener en cuenta varios factores para tomar decisiones de inversión. Señalan que la inversión por sectores es la más idónea en el momento actual, y el mercado les da la razón: mientras unos sectores suben por su condición de refugio, las ventas se ceban en otras industrias.

âscar Germade, de Cortal Consors, destaca que no hay un factor que por sí mismo garantice el éxito de la inversión o que la elección de un valor sea correcta, 'pero si se tienen en cuenta varios datos las posibilidades de equivocarse son menores', señala. Luis Regalado, director de banca privada de Banco Madrid, afirma que no hay verdades absolutas, que no existen un indicador perfecto, y que la suma de diversos ratios es la fórmula más eficaz para invertir o desinvertir.

Otra idea compartida es que, en función de la coyuntura, unos factores adquieren más trascedencia que otros. Y hoy lo que manda es la escasez de capacidad predictiva sobre el conjunto de la Bolsa y la volatilidad. 'A la hora de analizar una empresa toda la información puede ser relevante. Pero dependiendo del momento cíclico de la economía tendremos que fijarnos más en unos ratios que otros', indica David González, gestor de Banca del Gottardo.

PER

Los expertos citan el PER -número de veces que el beneficio está contenido en el precio-, como el indicador más universal y aceptado, sobre todo cuando es prioritario saber si una empresa está cara o barata en Bolsa. 'La ventaja es su objetividad, pero no se puede aislar de otros muchos factores, como son el ciclo en el que está inmersa la empresa, el ritmo de crecimiento de sus beneficios o las ventajas competitivas de las que goza la compañía, así como el sentimiento del mercado hacia el sector', señala Patricia García, analista de Banco Urquijo.

También âscar Germade, de Cortal Consors, señala que el PER puede ser útil, pero que tampoco es una regla de oro. 'En definitiva, no te salva la vida a la hora de tomar decisiones', subraya. David Navarro, de Inversis, aunque reconoce que los gestores y analistas lo siguen utilizando, afirma que no es demasiado válido a corto plazo, mientras que lo es más para un horizonte más largo. 'Pero es eficaz para hacer una cartera de valores para dos o tres años', añade.

Y lo que muestran las estadísticas parece estar en línea con lo que destaca el analista de Inversis. Por ejemplo, las empresas del Ibex que partieron el pasado año con un PER más bajo no fueron en todos los casos las que más se revalorizaron al acabar el ejercicio. En algunos casos se produjo el efecto contrario. Repsol tenía un PER del 10,4 veces en 2007 y terminó con una caída del 6,95%. Lo mismo puede decirse de BBVA o de Mapfre. Sin embargo, Telefónica sí ha terminado dando la razón a quienes señalaban, desde hace años, que contaba con un precio atractivo.

Luis Regalado subraya que ese indicador se puede utilizar en cualquier momento del ciclo, aunque es más necesario complementarlo en etapas de inestabilidad. Además recuerda que ese ratio no siempre es igual, y que existen diferencias que deben conocer los inversores que lo utilicen. Destaca que el PER estimado da un imagen más de futuro, pero es posible equivocarse ya que se basa en estimaciones de resultados que pueden fallar.

Añade que, especialmente en ciertas empresas y sectores, es más idóneo usar el PER ajustado, que no recoge los beneficios extraordinarios. Con ello se puede evitar algunos de los errores cometidos en etapas como la de la burbuja tecnológica. Para decidir con más exactitud si un valor está caro o no, Regalado recomienda examinar la media del PER histórico (de varios años).

Hay más consejos: 'La comparativa del PER debe realizarse respecto al conjunto de las empresas de su sector, aunque en algunos sectores sea necesario bajar a un nivel desagregación aún mayor. El objetivo es comparar compañías lo más parecidas entre sí', afirma David González. Y Navarro, de Inversis, añade que el PER no es práctico en las tecnológicas y que hay que tener cuenta, por ejemplo, que los valores de crecimiento tienen alto ese indicador. En este sentido, agrega que Renovables no está cara y cuenta con un PER 2008 de 57 veces.

Dividendo

En momentos en los que no se esperan grandes revalorizaciones, el dividendo toma más atractivo. Es un factor muy destacado por los analistas, y es, asimismo, más accesible para el pequeño inversor que otros ratios más académicos. Las empresas con alta rentabilidad por dividendo -las que ofrecen un pago en efectivo más alto en relación al precio de sus acciones- cuentan ahora con un gancho renovado. No obstante, los analistas alertan que este ratio se basa en dividendos pasados, y algunas compañías afectadas por la crisis financiera, como algún gran banco estadounidense, podrían verse obligadas a reducir dividendos.

EV/Ebitda

Otro indicador usado por los gestores es el cociente EV/Ebitda, que fija la relación entre valor de una empresa (capitalización bursátil más deuda financiera) y el Ebitda (resultado bruto de explotación). Aporta datos de la situación de una empresa y también de su potencial. Como en el PER, es mejor que la cifra sea baja. No obstante, es un múltiplo que sólo debe ser empleado como comparación entre compañías del mismo sector que tengan unas necesidades de inversión paralelas.

Otros indicadores

Pero los análisis pueden hacer más sofisticados e incluir otros factores. En este sentido, el gestor de Banca del Gottardo David González destaca que primero hay que fijar los objetivos. 'Se debe conceder más importancia al PEG -relación entre el PER y el crecimiento esperado del beneficio anual-, al PBV -valor contable en libros-, al FCF -flujo de caja libre operativo- o al EV/Ebitda según el peso que se quiera dar en el análisis a los beneficios, al endeudamiento, al nivel de liquidez o la estructura de ingresos y gastos de una compañía.'

Sectores

Aplicando los criterios citados y teniendo en cuenta el sentimiento del mercado, en este ejercicio la estrategia de inversión por sectores toma más relevancia, como señala Citigroup en su informe sobre Europa para 2008. El comportamiento de las Bolsas en estas primeras semanas de año está apoyando esa opinión, ya que las diferencias son muy significativas. En el Euro Stoxx los sectores que mejor se comportan son farmacia y telecos que sube un 3,5% y baja un 0,86%, respectivamente, frente a unas caídas de 13,44% y de 13,26% en viajes y ocio y distribución. En esta línea, el director de Banco Madrid concluye que, cuando todo no vale, es más relevante fijarse en las actividades con ingresos recurrentes y las que se vean menos afectadas por la desaceleración económica.

Flojas perspectivas para los resultados

El peso de los resultados para pronosticar cómo se puede comportar un valor en Bolsa no se discute desde ninguna tribuna. Además de computar en ratios como el PER, aportan diversos datos sobre la evolución y la salud financiera de la compañía. Ahora, el optimismo sobre los resultados de las empresas de los grandes índices mundiales no es el sentimiento imperante; ni para el cierre de 2007 ni para 2008, lo que aporta otro dato negativo a las previsiones bajistas. No obstante, también esas previsiones hacen diferencia entre sectores. En conjunto, Reuters considera que las empresas del S&P 500 habrían bajado sus resultados una media del 8,4% en el último trimestre de 2007 (ver cuadro), frente a subidas en los dos primeros trimestres -8,6% y 8,7%- y una bajada del 3,3% en el tercer trimestre. En conjunto estos porcentajes dejarían casi plana la evolución de los beneficios de esas compañías en 2007, con una ligera subida del 0,6%. La caídas seguirán en los dos primeros trimestres de 2008.

Para el Ibex, los expertos consultados por FactSet esperan que los beneficios hayan subido un 12% en 2007, mientras que el resultados bruto de explotación lo habría hecho en un 20%.

Según Citi, el incremento del beneficio por acción para Europa se habría elevado un 8,5% en 2007 y alcanzará un 8,7% en 2008.

Qué significan

¦bull; PER. Relación entre precio y beneficio por acción. Es mejor que sea bajo, pero eso no significa que la empresa tenga más recorrido al alza en Bolsa. La comparación debe hacerse por sectores.

¦bull; EV/ Ebitda. Relaciona el valor de la empresa con su resultado bruto de explotación. Da un perfil de la capacidad de un valor para generar beneficios.

¦bull; FCF. Recursos que quedan en la empresa después de cumplir con sus compromisos. Hay diversas fórmulas para calcularlo, pero siempre, cuanto más alto es, la empresa puede destinar más capital a reducir deuda, crecer, dividendo...

Cambio en el panorama del Ibex

Los datos que van llegando a los bancos de negocio y a las entidades de análisis apuntan a que se van a producir cambios en el horizonte del Ibex en lo que respecta al PER. âscar Germade, de Cortal Consors, manifiesta que el panorama para el índice de referencia de la Bolsa española se está modificando, después de tres ejercicios en los que las previsiones apuntaban a una reducción del PER. 'Ahora, por el contrario, se prevé que en 2008-2009 ese ratio sea más elevado que en los anteriores. Esto se debe a una caída de las previsiones de beneficios y no a un incremento de las cotizaciones', concluye. Según los datos de FactSet, las empresas del Ibex con un PER más reducido en 2008 son Colonial, Sacyr y Mapfre. En el lado opuesto está Agbar.

Por otro lado, âscar Germade afirma que Europa sigue estando más barata que EE UU. Y eso, aunque no sea en sí un factor que garantice subidas de las valores, sí es un aspecto positivo para las Bolsas europeas en relación con las de EE UU.