Fondos

¿Adiós a los valores pequeños?

Pese a la madurez del ciclo bursátil, los pesos pesados siguen a la zaga en rentabilidad

La muerte de las pequeñas compañías, o small caps en su terminología anglosajona, como mejor opción de inversión, se lleva anunciando por numerosos analistas desde hace tanto tiempo que prácticamente ya pasa inadvertida por parte de los inversores. Este tipo de valores a nivel global ha seguido batiendo el comportamiento de las grandes compañías año tras año, ignorando así estas advertencias y convirtiéndolas en papel mojado.

De cuando en cuando se registran unos meses donde la rentabilidad de las small caps experimenta un peor comportamiento que su homónimas large cap y comienzan a generarse de nuevo las dudas sobre si finalmente pudiéramos estar ante un cambio de ciclo. En realidad, la teoría viene a decir que cuando un ciclo bursátil alcista entra en su fase madura, las grandes compañías suelen tomar el relevo de las pequeñas a la hora de ofrecer las mejores rentabilidades. En el actual ciclo alcista, iniciado en la primavera del año 2003, la lógica apunta a que hace ya tiempo que deberíamos haber entrado en esa fase de madurez el mismo. Sin embargo, en los principales mercados financieros desarrollados, exceptuando Japón, no se puede afirmar categóricamente que a día de hoy se haya producido un relevo.

Precisamente, ahora mismo estamos posiblemente en un punto clave sobre si este relevo se esta produciendo. Desde que la crisis crediticia azotó con fuerza a las Bolsas a mediados de julio, las acciones de pequeñas compañías han sufrido caídas significativamente más importantes que las acciones de las grandes compañías, o como se les suele conocer en la jerga bursátil, de las blue chips. De hecho, en el caso del mercado norteamericano, esto ha conducido a que tanto la rentabilidad en lo acumulado del año como la rentabilidad interanual de índices small cap, como el Russell 2000, se sitúen claramente por debajo de los grandes índices de referencia, como el Dow Jones o el S&P 500.

Esto ha conducido a muchos analistas estadounidenses a certificar que el cambio de ciclo se ha producido y que ya no tiene posibilidades de vuelta, por lo menos en los próximos años. Posiblemente estén en lo cierto pero hay que puntualizar que la corrección vivida ha sido clave para llegar a esas cifras y quizás sería prudente esperar unos meses a ver cuáles son los retornos si el ciclo alcista continúa y las ganancias vuelven a generalizarse.

Sin embargo, el caso de los principales mercados europeos es bastante más difícil de concluir. Según muestra el gráfico central en esta misma página, la rentabilidad interanual de los fondos que invierten en pequeñas y medianas compañías europeas es todavía claramente superior a los fondos que se concentran en los principales índices. En el gráfico se aprecia también que aunque la diferencia se sitúa en unos cinco puntos, esta diferencia llegó a ser bastante mayor, ya que desde mediados de julio la volatilidad ha afectado en mayor medida a los fondos small cap. El caso español, medido por los diferentes índices, Ibex 35 versus Ibex Small Cap e Ibex Medium Cap, no es muy diferente. Incluso, si tomamos en cuenta sólo el Ibex Small Cap, observamos que la diferencia de rentabilidad interanual con el Ibex 35 es todavía mucho más acusada que en el resto de Europa, llegando a situarse en prácticamente el doble.

Hay analistas que apuntan a que Europa siempre suele seguir las tendencias de EE UU con un poco de retraso y que pronto veremos como el supuesto relevo acontecido en EE UU en el último año, termina de confirmarse a este lado del atlántico. Según esta teoría, otro hecho que parece incluso más claro en EE UU que el de las small caps, que es el relevo de los valores estilo valor por los valores estilo crecimiento, también terminará confirmándose en Europa.

Así, la recomendación sería que los inversores deben sobreponderar en sus carteras de renta variable acciones de grandes compañías con un perfil de elevado crecimiento. Filtrar e identificar estas compañías puede resultar tarea demasiado complicada y engorrosa para el inversor de la calle. Por ello, los fondos de inversión se convierten en una opción ideal en este caso, por la que mediante una o unas pocas compras de fondos, nos exponemos a esta temática de inversión.

En el mercado de fondos existen numerosos productos que especifican que invierten fundamentalmente en acciones de grandes compañías. También hay bastantes fondos, aunque en menor medida, que se definen como de estilo crecimiento. Es decir, concentran sus inversiones en compañías con altas tasas de crecimiento de beneficios y ventas.

Análisis. Distinguir 'small' de 'medium'

Cuando en el mercado se habla de small caps a veces se están incluyendo acciones de compañías de tamaños más que considerables.

Por ejemplo, compañías con valores en Bolsa de 5.000 millones de dólares no pueden realmente considerarse pequeñas. En Estados Unidos por ejemplo se clasificarán como medianas compañías.

La evolución de los índices de pequeñas y de medianas compañías no suele diferir mucho, por lo que es habitual juntarlos. No obstante, no siempre es así, y a veces las diferencias pueden ser apreciables.