Para invertir

La volatilidad encarece el seguro contra las caídas

Los vaivenes de las Bolsas han disparado el precio de las opciones para cubrirse ante los retrocesos, pero los expertos aseguran que siguen siendo de gran utilidad

Es una situación completamente normal. Cuando amenazan los terremotos, es lógico que se incremente el coste de los seguros de vivienda. Y, por la misma razón, en etapas bursátiles plagadas de zozobra y movimientos erráticos, como la actual, aumenta el coste necesario para proteger una inversión en renta variable. Cuanto mayor es la volatilidad, superior es el precio de la prima de las opciones, puesto que, a priori, es un factor que aumenta las probabilidades de que el comprador, tanto de put (opción de venta) como de call (opción de compra), obtenga beneficios con la estrategia.

'Aproximadamente, el precio de las primas se incrementa en el mismo porcentaje que se ha elevado la volatilidad. Por ejemplo, si la volatilidad del Ibex 35 se sitúa en 29 puntos porcentuales frente a los 22 puntos anteriores, el incremento de la prima rondaría el 32%', señala Francisco López, experto en estrategias con opciones de Gaesco.

La volatilidad implícita del Ibex 35 se sitúa en torno a los 20 puntos porcentuales, frente a los alrededor de 12 que marcaba a comienzos de año. Y existen indicios de que esta situación, lejos de aminorarse, se mantendrá en el tiempo, de tal forma que Société Générale llega a afirmar en un informe que hemos entrado en una era de alta volatilidad y que, en el caso del Euro Stoxx 50, no espera que baje de los 18 puntos porcentuales.

Desde Urquijo Gestión, Juan Pablo Calle indica que 'una cobertura no puede acordarse en función de su coste, sino de la visión del mercado, de tal forma que si se quiere proteger la cartera ante una turbulencia coyuntural es más que recomendable'. Eso sí, el gestor advierte de que la situación daría un giro de 180 grados en caso de que la visión bajista sea a largo plazo: 'Si esta es la situación, lo más recomendable sería liquidar las posiciones'. Por ejemplo, lo que hay que pagar actualmente para asegurar una inversión, hasta octubre, de 14.300 euros (la cantidad que cubre una opción mini-Ibex) con el índice cotizando a 14.300 puntos representa aproximadamente el 2,1% del importe de la cartera. Así, el coste anual se dispararía, además de mermar la eventual rentabilidad de la cartera en caso de que finalmente se impongan las subidas. 'Aparte, hay que tener muy en cuenta que es complicadísimo que una estrategia de cobertura sea perfecta al 100%', añade el experto. De hecho, la liquidez del mercado de opciones es raquítica para vencimientos no inmediatos.

Las tres estrategias más sencillas son la compra de put, la venta de call (en los gráficos) y, también, la venta de futuros. 'æpermil;sta última, si se aplica sobre el total de la cartera, supondría tomar una posición neutral respecto a la evolución de la Bolsa: estaríamos completamente fuera del mercado', advierte David Navarro, gestor de Inversis. Tendría como elemento a su favor que no habría que pagar prima, por lo que no se vería afectada por el alza de la volatilidad, pero también tendría un lado negativo. La cobertura con futuros exige unas garantías, que suponen entre el 10 y el 15% del importe por el que estamos apostando realmente. Así, para el futuro del mini Ibex, en el que cada punto equivale a un euro, MEFF solicita una garantía fija de 1.000 euros.

'Si queremos beneficiarnos de los elevados niveles de volatilidad y creemos que ésta se aminorará en el futuro, la estrategia más indicada sería vender una call', según Navarro. Sin embargo, esta estrategia tendría un riesgo muy elevado, ya que su nivel de protección es muy pequeño -se limitaría al importe cobrado por la prima-, mientras que si el subyacente se dispara al alza las pérdidas generadas pueden llegar a ser cuantiosas. 'La estrategia de vender opciones sólo es recomendable para inversores con gran experiencia en el mercado de derivados y que conozcan muy bien todas sus herramientas', explica otro experto.

Para no perderse

'CALL' Opción que da a sus comprador el derecho a adquirir un activo subyacente a un precio determinado a una fecha determinada. Por su parte, quien vende una call se compromete a vender un subyacente al precio de ejercicio.

'PUT' Opción que da derecho a vender un activo subyacente a un precio determinado durante en una fecha fijada de antemano. Al contrario, quien vende una put adquiere el compromiso de comprar el activo subyacente al precio de ejercicio.

APALANCAMIENTO Número de opciones que pueden adquirirse por el precio del activo subyacente. Permite abrir una posición en un activo con un menor desembolso que si se comprara al contado.

TIPO AMERICANO Opción que puede ejercitarse durante el periodo que resta hasta el vencimiento. Las españolas son mayoritariamente de este tipo. Las europeas sólo pueden ejercerse al día de vencimiento.

El coste de las primas

Son varios los factores que determinan el precio de las primas de las opciones. Los cuatro más importantes son los siguientes:

Subyacente. El precio del activo es vital. Ya sea un índice o una acción, por regla general un alza de la cotización hace que suba el importe de la prima de las opciones call, y que caiga en el caso de las put.

Strike. O precio de ejercicio. Para un determinado precio de cotización del activo subyacente, las opciones call con un precio de ejercicio más alto valen menos que las de un precio de ejercicio más bajo. Ocurre al contrario en el caso de las opciones put.

Vencimiento. Cuanto más tiempo diste la opción de su fecha de vencimiento, más incertidumbre hay sobre la evolución de los movimientos de la acción, por lo que hay más posibilidades para que el comprador obtenta beneficios, con lo que el vendedor pedirá mas dinero por la venta.

Volatilidad. Es crucial. El valor de la volatilidad del subyacente es el factor de mayor discrepancia en el mercado y, como tal, se convierte en el más importante para valorar opciones sobre acciones.