Para invertir

La borrasca obliga a colocar el dinero en varias cestas

La renta variable aún es la preferida de los expertos, pero se aconseja repartir el patrimonio entre distintas categorías de activos

Si diversificar la inversión y, como consecuencia, repartir los riesgos, son los consejos más citados por los asesores en cualquier etapa del ciclo económico y bursátil, estas pautas se convierten en regla de oro cuando las turbulencias y la volatilidad dominan los mercados. Aunque las recomendaciones concretas dependen de las circunstancias y del perfil de cada inversor, los expertos dan unos criterios básicos de comportamiento para el reparto entre las grandes categorías de activos -renta variable, renta fija, liquidez y fondos- cuando se inicia el último trimestre del año.

Sin que los mercados estén abocados al pesimismo, y sin que los datos sobre la mesa sean demasiado negativos, es un hecho que hoy lo que manda es la incertidumbre. Según los expertos, la tormenta crediticia y de liquidez surgida a raíz de la crisis de las hipotecas del alto riesgo de Estados Unidos no ha concluido, por lo que a cada mala noticia que surja, especialmente en el ámbito bancario e inmobiliario -sin importar el área geográfica-, las Bolsas seguirán respondiendo con miedo.

De momento, la mayor parte de los grandes índices bursátiles mundiales están en positivo. En Europa, el Euro Stoxx 50 sube un 6,35% el año, el Dax alemán -el de mejor comportamiento- acumula una revalorización del 19,17%, mientras que el Ibex sólo gana un 3,04%. En Estados Unidos, el Dow Jones con sus 13.904 puntos mejora un 11,5% en el año y no se sitúa demasiado lejos del máximo histórico de 14.000 puntos logrado el pasado 19 de julio.

En una línea acorde con esta evolución se expresa David Pablo Ureña, del equipo de gestión del Banco Madrid. 'A pesar de las correcciones por la percepción de mayor riesgo en la economía por la crisis de crédito, pensamos que la tendencia alcista en renta variable no se ha roto', señala. Considera que las valoraciones de las compañías en Bolsa son además buenas gracias a que los beneficios continúan creciendo en dos dígitos. Pero a esta visión añade un consejo cauto. Ahora es mejor ser muy selectivo; esperar y ver que pasa con los resultados de los bancos después de las turbulencias.

También Juan Ignacio Luco, de Consulnor, estima que el panorama de los mercados sigue siendo positivo a medio plazo para la renta variable, aunque a corto plazo el ambiente sea incierto. Es la opinión más extendida entre los expertos. Adrián Serrano, de Norbolsa, señala que, pese a que el grado de incertidumbre ha aumentado, en su entidad se considera la Bolsa como el activo de inversión más atractivo a medio plazo.

Consejos más sofisticados

Aunque esas previsiones ponen de manifiesto que los expertos no son negativos con el fondo de la economía ni con la salud de las empresas, sí matizan sus recomendaciones en función de la capacidad de asumir riesgo por los inversores, y en relación a los activos que ya tengan en su patrimonio. Los consejos no pueden ser los mismos si ya tienen posiciones en renta variable, renta fija u otros activos que si se pudiese partir de cero con todo el patrimonio en liquidez.

En este sentido, David Navarro, de Inversis, señala que, con las perspectivas actuales, y después de las últimas correcciones, lo mejor que puede hacer un inversor que esté ya invertido en Bolsa es quedarse en el mercado hasta que concluyen las turbulencias, que pueden durar semanas o hasta fin de año. Aunque a Navarro le gustan más los sectores de telecomunicaciones y tecnológico, este experto indica que el giro hacia estas empresas desde las compañías que han sufrido correcciones y tienen todavía más incertidumbres -banca, constructoras e inmobiliarias- no puede ser brusco y se debería hacer aprovechando las subidas puntuales. 'Si no se han hecho los cambios tal vez no convenga tomar decisiones radicales', concluye.

Pero eso no impide que David Navarro reitere que, además de los sectores citados, le gustan más las empresas grandes frente a las pequeñas y que, por mercados, prefiere el alemán.

También Natalia Aguirre, de Renta 4, manifiesta que sería mejor esperar, aunque, si se quiere cambiar, aconseja empresas sólidas con alta rentabilidad por dividendo. En realidad, como otros expertos, no es pesimista con los mercados bursátiles de aquí a fin de año. 'No creo que el Ibex y el Euro Stoxx vayan a máximos, pero tampoco que bajen a mínimos', añade.

En general, y no sólo para los que ya tengan posiciones, la renta variable es el área que más peso tiene en el reparto de la inversión por activos recomendado por los expertos. Alfredo Álvarez-Pickman, director de inversiones de Espírito Santo, establece una distribución para un inversor de perfil medio que podría ser un compendio de otras propuestas: 50% de renta variable, un 20% de renta fija, 20% de fondos alternativos y un 10% de liquidez.

La de Cortal Consor es la siguiente: 50% de renta variable, 25% de renta fija y 25% en depósitos. Aunque con esta diversificación se diluye el riesgo, los expertos de esta firma se unen a la opinión de que la renta variable se mantiene como la mejor opción por rentabilidad.

Pero hay otro consejo. Sin llegar a recomendar vender activos en pérdidas, casi todos los expertos valoran la posibilidad de contar con un peso más significativo de liquidez que en meses anteriores, tanto por las remuneraciones que la banca da a los depósitos como para tomar decisiones de inversión cuando comiencen a conocerse los resultados empresariales del tercer trimestre. Algunas entidades de ahorro ya ofrecen depósitos en el entorno del 5%.

Opciones caras

Sin embargo, respecto a la renta fija las opiniones no son tan positivas. David Navarro, de Inversis, afirma que la estrategia de moda flight to quality (huida a la calidad) seguida por los gestores estas últimas semanas les ha llevado a apostar por activos de menos riesgo, como es la renta fija, que por tanto empieza a estar algo cara. El bono español cerró el viernes en el 4,44%.

También David Ureña, de Banco Madrid, señala que se debería evitar la renta fija, para sobreponderar activos monetarios. Pero tampoco es necesario renunciar a estos activos y desde Self Trade se propone que la inversión se haga a través de fondos, que tienen capacidad para hacer una selección más sofisticada.

Con los fondos se afrontan mejor los riesgos

Diversificación. Que una parte muy significativa de la inversión, ya sea en renta variable como fija, se haga a través de fondos es una de las sugerencias más reiteradas por gestores y analistas. 'Nuestra recomendación es siempre invertir mediante fondos. Hay muchas razones, pero las principales quizá sean que se obtiene más diversificación, acceso a una gestión profesional y a un mayor universo de inversión', señala Manuel Arroyo, de JPMorgan Asset Management. Más concretamente, Arroyo precisa que las expectativas para los próximos meses son favorables, y las compañías van a seguir generando crecimientos sostenidos de beneficios. 'Por ello, recomendamos, con cautela, los mercados de renta variable', concluye. Aconseja, asimismo, una cartera variada, con exposición a las principales categorías de activos (renta fija, variable y mercados monetarios) y regiones (Estados Unidos, Europa y Asia).

Mejor fiscalidad. Alicia Jiménez, de Self Trade, destaca que en una etapa como la actual, los fondos minimizan los riesgos. 'Es el mejor vehículo para un mercado que es mucho más exigente', añade. Pero además cita otros aspectos. 'La fiscalidad de los fondos nos va a permitir saltar de un perfil más agresivo o más defensivo a través de traspasos sin tener que pagar impuestos por plusvalías'. La recomendación actual estaría centrada en una cartera diversificada de fondos de renta fija y renta variable, con exposición en Europa, Estados Unidos y Japón.

Acceso a otros activos. También David Pablo Ureña, de Banco Madrid, afirma que los fondos son el vehículo por excelencia para canalizar las inversiones de sus clientes. En la actualidad opta por los fondos monetarios, mientras que los que están en renta fija privada los aconsejaría sólo de forma muy selectiva y para un cliente con un perfil de riesgo más elevado que la media. Respecto a los que toman posiciones en renta variable, prefiere actualmente los que fondos value y los que apuestan por empresas de gran capitalización. Natalia Aguirre, de Renta 4, ahonda en la idea de que permiten acceder a un espectro más amplio de productos. Así, para un inversor más arriesgado cita la posibilidad de apostar por fondos de países emergentes y en commodities.

Con un buen gestor. Para David Navarro, de Inversis, además del consejo de diversificar el patrimonio invertido con posiciones en renta variable y liquidez, en la parte de fondos puede ser la oportunidad para entrar los que cuenten con gestores que se muevan bien los mercados y apuesten por las mejores oportunidades.