Energías renovables

La minieólica quiere la prima fotovoltaica

Olvidados en la norma de renovables, los microgeneradores no quieren equipararse con la gran eólica, sino con la solar fotovoltaica

El primo grande hace sombra a sus parientes pequeños. La energía minieólica en España no quiere pertenecer a la gran familia de la energía eólica. Sobre todo, porque su regulación impide que se desarrolle un mercado de micro aerogeneradores competitivo en España. 'Queremos que nuestra regulación se asimile con la de las instalaciones solares fotovoltaicas, cuyas características se parecen más a la de nuestra energía que la gran eólica', afirma Juan de Dios Bornay, presidente de JBornay Aerogeneradores y portavoz de la recién creada división de minieólica de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA).

Las diferencias son palpables desde el primer momento. Sólo hay que imaginar que un micro generador se puede colocar sobre el tejado de una casa sin dañar la cimentación y no sería más alto que la antena de telefonía móvil. No mide más de dos metros sobre la cubierta porque aprovecha la altura del edificio para producir energía eléctrica. En instalaciones aisladas, mide unos 20 metros. Un gran aerogenerador puede medir unos 120 metros de altura.

Las palas miden de diámetro, de punta a punta, unos tres metros de media así que no serían necesarios enormes trailers para transportarlas, como los que se ven en las carreteras españolas cargando a las más grandes. Las palas de una gran máquina pueden llegar una medir 90 metros de diámetro.

El periodo de amortización de la minieólica puede llegar a los 25 años

'Las minieólicas tienen una potencia inferior a 100 kW', explica Bornay. De hecho, las máquinas más comunes oscilan entre los 1,5 kilovatios (kW) y los tres kW de potencia, según estima el directivo. Un gran aerogenerador puede tener una potencia de dos MW.

Pese a todo, no es común alzar la vista y ver un pequeño molinillo en un tejado. 'Los principales problemas con la tecnología han sido la vibración y los ruidos. Sin embargo, este tema ya está prácticamente solucionado', afirma el directivo. Aún con los avances tecnológicos, 'casi la totalidad de los micro aerogeneradores se colocan en instalaciones aisladas. No hay apenas emplazamientos urbanos y es muy difícil conocer la cantidad instalada', explica el portavoz. Hay sólo siete MW instalados en España con energía minieólica, mientras que la eólica convencional supera ya los 11.500 MW.

En la mayor parte de los casos, los promotores eligen esta energía como complemento de las huertas solares fotovoltaicas. 'Son energías complementarias. Funcionan de modo alterno porque cuando no hay sol, suele hacer suficiente viento', detalla Bornay. Para los responsables de la asociación, la minieólica 'está mucho más próxima de la solar fotovoltaica que a cualquier otra fuente renovable', afirman.

Obstáculos en el desarrollo

De hecho, la asimilación con la gran eólica es una de las principales barreras para el desarrollo de esta pequeña energía. 'Una instalación minieólica tiene un precio entre cuatro y siete veces mayor que una gran eólica por el coste del producto', explica Bornay.

Al estar asimiladas en cuanto a regulación, porque la minieólica no está recogida en el nuevo decreto de renovables, reciben la misma prima. 'El periodo de amortización está entre 20 y 25 años. Los pequeños productores no se atreven a instalarlo ni por convicción personal', asegura el portavoz, que agrega que las graves trabas administrativas 'son otro motivo de desaliento'.

'La ausencia de marco regulatorio propio y la falta de incentivos fiscales impide que se active el mercado y se impulse la fabricación en masa de máquinas', denuncia Bornay. 'No permite desarrollar una tecnología fiable, creando estándares y economías de escala, que haga posible llegar a costes competitivos', se queja el portavoz. 'Se está desaprovechando el potencial que tienen empresas españolas muy bien posicionadas ya para encabezar el lanzamiento de esta tecnología', agrega.

La asociación tiene intención de conseguir que se establezca un objetivo de 50 MW de energía minieólica conectada a red para 2010. La división plantea, junto a las comisiones de trabajo, campañas de sensibilización y promoción de la energía entre los usuarios finales.

Pocas empresas y regulaciones incipientes empresas españa europa

El mercado de la minieólica empieza su camino como energía renovable. Las empresas comienzan a posicionarse en un mercado con normativas europeas diferentes.

EMPRESAS. Los socios reunidos en la nueva división de APPA dan una idea del escenario para esta nueva energía. La división la conforman 11 empresas y el Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas), que tiene rango de socio colaborador, como detalle de la importancia del apoyo público en estos primeros pasos. De entre las 11 compañías, ocho son promotores y tres son fabricantes, JBornay, Windeco y Solener. Entre los promotores, destaca la presencia de EYRA, filial de ACS, y Acciona Energía. 'Las empresas españolas se están posicionando con fuerza en esta tecnología', afirma Bornay.

ESPAçA. La situación en España supone que los aerogeneradores con potencias inferiores a 100 kW sólo se utilizan para generar electricidad en entornos aislados, alejados de la red, 'desaprovechando su capacidad de verter energía a la red', afirma el portavoz. Hay una ausencia de incentivos fiscales y de marco regulatorio propio.

EUROPA. La otra cara de la moneda es la situación en el Reino Unido, que estableció en 2004 la 'Microgeneration Strategy'. Esta iniciativa marca como objetivo que entre el 30% y el 40% de la demanda eléctrica del país en 2050 sea abastecida a través de tecnologías de microgeneración, como la minieólica, la fotovoltaica y la minihidráulica. Francia y Portugal están estableciendo primas especiales para la minieólica.