Mercados

Los gestores todavía prefieren la renta variable a la deuda

La renta variable comienza a estar sobrevalorada, pero no tanto como la renta fija. Este es el sentir de los gestores de fondos según la última encuesta elaborada por Merrill Lynch. El sondeo de junio muestra un temor creciente por la inflación, a pesar de lo cual los grandes inversores siguen prefiriendo las acciones a los bonos.

Los tipos de interés van a tener que subir más para combatir la inflación que se avecina. Así opina una mayoría de gestores de fondos en la última encuesta que realiza Merrill Lynch a nivel global. El sondeo, realizado entre el 1 y el 7 de junio, pone de relieve la preocupación que ha aflorado en el mercado tras los últimos datos de crecimiento y los mensajes de los bancos centrales advirtiendo sobre los riesgos inflacionistas.

Los gestores ya no observan que la economía se encuentra en el final del ciclo, sino más bien a la mitad. De un plumazo se han borrado todas las previsiones que hace unas semanas esperaban que la Reserva Federal estadounidense rebajara los tipos de interés más pronto que tarde. Un 42% de los encuestados considera que los tipos de interés a corto plazo, a nivel global, subirán en los próximos 12 meses. Sólo un 2% de los gestores opinaba lo mismo en la encuesta del mes de marzo.

Ha aumentado también la proporción de inversores que espera subidas de los tipos a largo plazo -un 59% frente a un 37% en marzo- y son mayoría (un 51%) los gestores que creen que la curva de tipos de irá inclinando al subir más las tasas a largo que a corto plazo.

Los gestores creen que la economía está a la mitad del ciclo y no al final

A pesar del descenso reciente del precio de los bonos y de la subida de los rendimientos, los gestores creen que aún no es momento de entrar en renta fija. Tampoco la renta variable está barata. El índice de sobre valoración de la renta variable que elabora Merrill con la encuesta está en su nivel más alto desde comienzos de 2004. Sin embargo, un 4% de los gestores opina que la Bolsa está cara, frente al 40% que opina lo propio de los bonos. 'Como resultado, los distribuidores de activos siguen sobreponderando agresivamente la renta variable en las carteras e infraponderando los bonos, incluso aunque el apetito de riesgo ha descendido', señala David Bowers, consultor de Merrill Lynch, responsable del sondeo. La encuesta refleja que los niveles de liquidez de las carteras permanecen invariados en el 3,7%, aunque los gestores reconocen que han acortado sus horizontes de inversión.

Regionalmente, los gestores siguen prefiriendo, por este orden, la renta variable de la zona euro, la de los mercados emergentes y la de Japón. Los mercados de Estados Unidos y Reino Unido no han ganado aún el favor de los inversores, aunque se percibe una mejora de las perspectivas de la Bolsa estadounidense que se refleja en una menor infra exposición de las carteras a este mercado. También han mejorado las perspectivas para el dólar; un 24% de los gestores cree que está sobrevalorado. Esta cifra era del 37% hace tan sólo tres meses. Son más, un 36%, los gestores que opinan en la actualidad que la divisa esta sobrevalorada.

El yen es, con un 74%, la divisa más infravalorada, a juicio de los gestores, en tanto que un 48% de los encuestados cree que el euro está sobrevalorado.

Los 'hedge funds' son optimistas con la Bolsa

Las apuestas bajistas no son predominantes de momento en las carteras de los fondos de alto riesgo. Tan sólo un 7% de los hedge funds tiene posiciones netas cortas (la diferencia entre posiciones largas y cortas), lo que significa que son minoría los gestores que apuestan por un descenso generalizado de los mercados. Sin embargo, un 29% de los encuestados tiene una exposición pequeña a la Bolsa, de entre el 0% y el 25% de la cartera. La mayoría de los gestores, un 56%, afirma además que no ha tomado medidas para prevenir un descenso abrupto de las Bolsas en los próximos tres meses.

Las carteras, en general, no están muy apalancadas. El 54% está expuesto al mercado entre una y dos veces.