Datos

El cambio climático afectará más a España que a la mayoría de los países

El cambio climático es un hecho. El grupo científico reunido por la ONU considera probada la influencia humana en el aumento de la temperatura y otros impactos climáticos de los gases de efecto invernadero. Según las mediciones, el calentamiento de España ha sido superior a la media mundial.

Los escépticos ya no pueden decir que el calentamiento global es un cliché de ecologistas. El Grupo Intergubernamental para el Cambio Climático de la ONU -compuesto por 2.500 científicos-, reunido en París, publicó el viernes las conclusiones de su cuarto informe quinquenal en el que, por vez primera, afirma que el calentamiento global es 'inequívoco', y que la intervención humana es muy probablemente responsable del aumento de temperaturas en los últimos cincuenta años.

Si en el estudio de 2003 se asumía con un 60% de probabilidad la responsabilidad humana en el calentamiento global, dicha probabilidad se eleva ahora a más del 90%, lo que, en términos estadísticos, puede asimilarse a la casi certeza. Además, también se califica de muy probable la influencia del hombre en el aumento de nivel del mar y las condiciones meteorológicas extremas.

Desde 1850, la temperatura media terrestre ha aumentado en 0,76 grados. La situación es más grave en España: las mediciones sólo parten desde 1931, pero en estos casi 75 años la temperatura se ha elevado en 0,9 grados. Es decir: más calentamiento en menos tiempo. El director del Instituto Nacional de Meteorología, Francisco Cadarso, matiza que las comparaciones son complejas, dado que los periodos analizados son distintos, aunque admite que 'sí parecen indicar que el calentamiento en España ha sido hasta ahora superior a la media mundial'.

Los propios efectos meteorológicos del cambio climático avalan esta tesis: además de suponer, de forma generalizada, un aumento de los fenómenos extremos como las olas de calor y las lluvias torrenciales, provoca un cambio en la trayectoria de las borrascas, que evolucionan de norte a sur en vez de oeste a este; esto implica, según Cadarso, un 'probable decrecimiento de las precipitaciones subtropicales', de modo que lloverá más en el norte de Europa y menos en los países mediterráneos.

Otra consecuencias probadas por el grupo de la ONU es el aumento del nivel del mar, que superó los tres centímetros anuales en la última década. El grupo científico sostiene que muchos de los efectos durante los próximos siglos son ya inevitables, aunque, según el informe, un cambio brusco de la emisión de gases de efecto invernadero puede moderar la tendencia a largo plazo. El Gobierno planteará el día 13 una Estrategia Nacional del Clima para tomar nuevas medidas. Según los indicios, 2006 fue el primer año en el que España redujo su consumo de energía por unidad de PIB.

Con los patrones energéticos actuales, la ONU estima que la temperatura mundial aumentará este siglo entre 1,8 y 4 grados, y el nivel del mar, entre 28 y 43 milímetros. De momento, el viernes se vivió uno de esos 'fenómenos extremos' en Florida: las fuertes tormentas que sacuden el centro del Estado causaron la muerte a 14 personas.