Finanzas

La Caixa concentrará sus esfuerzos en banca y seguros

La Caixa pretende concentrar la mayor parte de sus esfuerzos en el negocio bancario y de seguros, y dejar en un segundo plano el industrial. Dentro de este nuevo plan es donde encaja el proyecto de buscar bancos en Europa para su compra. Con la salida a Bolsa de su cartera de participadas, la caja cuenta con el beneplácito del Banco de España para autorizarle la adquisición de una entidad en el extranjero, siempre que la operación no conlleve gran riesgo.

El presidente de la primera caja de ahorros, Ricardo Fornesa, ha encontrado la vía idónea para lograr incrementar los recursos propios de la entidad, no perder el control de las participadas que más le interesan, realizar plusvalías y, lo que hasta ahora era más complicado, convencer al Banco de España para que deje a una caja adquirir un banco fuera en el extranjero.

La Caixa anunció el jueves que antes de finalizar el primer semestre de 2007 sacará a Bolsa inicialmente el 25% de un instrumento similar a un holding (en concreto, un fondo financiero) en el que incluirá gran parte de su cartera de participadas, que tiene un valor de 20.000 millones de euros. Las participadas ya están aglutinadas en Caixaholding, cuyo presidente ejecutivo es Ricardo Fornesa, pero se creará otra sociedad para su colocación en el parqué, cuya capitalización estaría entre las 10 primeras de la Bolsa española. El mercado prevé que para realizar la colocación efectuará algún descuento para los inversores, que podría ir del 20% al 40%, para hacer más atractivo el valor a los pequeños accionistas a los que se dirigirá la oferta.

En una segunda fase la caja podría seguir colocando acciones hasta mantener un paquete cómodo de control que podría llegar al 60%. La operación cuenta con el apoyo del Banco de España, quien considera ésta una buena fórmula para que la caja se someta a la disciplina del mercado. Esta es una de las premisas de la autoridad supervisora para aprobar en un futuro la compra de un banco en Europa por parte de la caja, uno de sus principales objetivos. Pero no el único. La caja necesita liquidez también para comprar el 50% que le falta de la aseguradora Caifor y que controla Fortis. Las negociaciones pueden cerrarse en breve. Es cuestión de precio, ya que el grupo belga holandés está dispuesto a vender, pero a un precio que La Caixa considera muy elevado. El actual proyecto de la caja pasa por replegarse en el sector empresarial y centrarse en la actividad bancaria y de seguros. Caifor es pieza clave en esta estrategia, razón por la que se descarta que forme parte de las empresas que integrarán el holding que saldrá a Bolsa. La caja también parece descartar, inicialmente, que se incluya al banco portugués BPI, en el que controla el 23%, porque el mercado luso es uno de los que más le interesa. El 12% que posee en Repsol también puede quedar fuera, según fuentes financieras.

La vía encontrada por La Caixa de sacar a Bolsa su grupo empresarial puede ser secundada por otras cajas, que quieran expandirse al exterior.

El 35% de Gas Natural; el 19% de Abertis; el 5% de Telefónica; el 23% de Aguas de Barcelona; el 94% de Port Aventura y el 30% de Occidental Hoteles, podrían integrar el nuevo holding.

Una operación con todos los apoyos

La Caixa encontró en el jueves una buena oportunidad para anunciar la salida a Bolsa de su grupo industrial a través de la constitución de una nueva sociedad. La operación se anunció después de que la CNMV aprobara la opa de la alemana Eon sobre Endesa, y que la eléctrica española decidiera desbloquear judicialmente la oferta de Gas Natural, donde La Caixa controla el 35% y es su principal accionista. Fue también el jueves cuando la caja anunció su proyecto al gobierno catalán, entre otros.

La operación, de hecho, ha sido comunicada y cuenta con el apoyo del Banco de España, el vicepresidente económico, Pedro Solbes, al líder del PSC y previsible presidente de la Generalitat, José Montilla, y al consejero de Economía en funciones, Antoni Castells. CC OO, sindicato mayoritario en La Caixa y en el sector, también mostró el viernes su apoyo a la decisión de La Caixa de sacar a bolsa su holding de empresas participadas.

Este sindicato considera que con esta fórmula se descarta la emisión de cuotas participativas (instrumento similar a las acciones pero sin derechos políticos) como medio para lograr financiación. Los dos representantes de CC OO en el consejo de la entidad explicaron en un comunicado que votaron favorablemente a la propuesta inicial de la caja. Según el sindicato, con esta decisión la entidad 'cierra el paso' a la emisión de cuotas participativas, un camino que, según CC OO, desembocaría en la 'privatización de las cajas'.