Mercados

El mercado espera una nueva ola de compras y fusiones en 2007

El repunte del 30,45% que acumula el Ibex en el año no se puede entender sin el tirón que ha supuesto la actividad empresarial. Los expertos aseguran que, ante la elevada liquidez del sistema y el creciente papel del capital riesgo -Credit Suisse estima que este año podría amasar capital suficiente para comprar hasta 467.000 millones en activos-, las condiciones para más movimientos están servidas.

La actividad empresarial está en auge. Las fusiones y adquisiciones han igualado ya el récord de 2000 al mover 1,2 billones de euros en Europa en lo que va de año, según datos de Morgan Stanley. Las facilidades de financiación, el protagonismo de las empresas de capital riesgo, unido a la necesidad de las empresas de ganar tamaño para mantener el ritmo actual de crecimiento de beneficios hacen prever más movimientos, según los expertos.

En el año el volumen de las fusiones y adquisiciones en Europa supone ya el 10,5% de la capitalización de mercado, por encima de la media histórica del 6,8% pero muy por debajo del máximo del 15% de 1999, un récord que, según los expertos, puede ser batido.

Más allá de un entorno de tipos de interés atractivo y de la elevada posición de caja de las empresas, los expertos comentan que el papel del capital riesgo se perfila determinante. El 25% de las operaciones de fusión o adquisición que han tenido lugar en EE UU este año han tenido como protagonista este tipo de empresas. En Europa han alcanzado ya el 18% hasta septiembre frente al 4% de 2003, según datos de IESE, una tendencia que seguirá en auge, aseguran los expertos.

La necesidad de mantener el crecimiento fuerza a buscar tamaño

'El capital riesgo podría amasar 200.000 millones de dólares (155.600 millones de euros) en Europa y Estados Unidos este año, una cifra que con la que podría comprar entre 500.000 y 600.000 millones de dólares en acciones (entre 390.000 y 467.000 millones de euros)', comenta Credit Suisse. Una cifra que representaría el 2% de la capitalización de mercado conjunta de Europa y EE UU.

El tamaño y la fortaleza financiera han cambiado el papel del capital riesgo. 'Antes compraban empresas no cotizadas; las ponían en valor y, o bien las vendían, o bien las sacaban a Bolsa. Pero ahora apuestan por compañías de tamaño', comenta José Ramón Iturriaga, de Abante Asesores. Uno de los ejemplos recientes más significativos es la oferta de 40.000 millones de euros que realizó KKR por Vivendi.

¿Podrán el capital riesgo seguir tirando de los mercados con sus operaciones? Muchos consideran que sí. 'Mientras los indicadores de liquidez continúen altos las operaciones continuarán', asegura Standard & Poor's.

No es lo único. La necesidad de las empresas de continuar creciendo para mantener el ritmo actual de crecimiento de beneficios también garantiza el auge de las fusiones y adquisiciones. Y según datos de Morgan Stanley, el rendimiento de los flujos de caja está previsto que alcance niveles récord en 2007, más gasolina para la Bolsa. 'Emitir deuda para adquirir acciones resulta rentable. El incentivo para apalancarse es muy elevado', comenta Credit Suisse.

¿Dónde hay más posibilidades de ver operaciones? Para Morgan Stanley los medios de comunicación, la industria o las empresas de consumo industrial tienen las mayores papeletas. Antena 3 y Telecinco entran en las quinielas de Credit Suisse, mientras que muchos otros expertos insisten en las posibilidad de ver una concentración en el sector bancario.

'El sector de los materiales básicos o las tabacaleras son otros candidatos', concluye Alberto Alonso, de Inversis.

Radiografía de los últimos movimientos

¦bull; Las actividades de fusión y adquisición suponen ya el 6,6% de la capitalización de mercado en EE UU, una cifra superior a la media histórica del 7% y el máximo del 14% en 1998. En Europa alcanza el 10,5% frente a la media del 6,8% y el máximo del 15% de 1999.

¦bull; El 80% de los últimos movimientos empresariales se han producido fundamentalmente en efectivo frente a la media histórica del 43% en EE UU y del 57% en Europa.

¦bull; La construcción, el ocio, el transporte y las acereras son los sectores que más actividad de concentración acumulan en lo que va de año en Europa.

¦bull; En términos generales el precio de las acciones de la empresa compradora se comporta un 6% mejor que el mercado entre el anuncio de la operación y su conclusión pero después durante el siguiente ejercicio evoluciona un 3% peor que el mercado, según un análisis de Credit Suisse.

Un efecto no siempre positivo para el mercado

La cuestión a partir de ahora es anticipar el impacto que la actividad empresarial supondrá en la evolución de la Bolsa. Hasta ahora las fusiones y adquisiciones han sido un impulsor decisivo en la escalada del mercado pero la historia muestra que esta tendencia no tiene porqué repetirse.

El año 2000, ejercicio de actividad récord en el mundo empresarial, supuso también el preludio de una fuerte corrección que mantuvo en vilo al mercado durante tres años. ¿Se podría repetir hoy? Muchos analistas no lo descartan aunque reconocen que todo dependerá de los sectores que protagonicen estas operaciones.

'El sector bancario supone un 40% del Ibex. Si hay una operación sobre algún banco grande es difícil que el mercado caiga', comenta Alberto Alonso, de Inversis Banco. Este experto comenta que de darse una operación sobre BBVA por ejemplo, el efecto positivo para el resto del sector no tardaría en aflorar.

'La actividad empresarial da liquidez al sistema, pero puede ser hambre para mañana', comenta otro experto. Todo dependerá del éxito de estas operaciones. El miedo a que el capital riesgo descapitalice los mercados tampoco preocupa en exceso. 'Prevemos que la mayoría de las operaciones incluyan una recolocación en el mercado', comenta Standard & Poor's.

A partir de ahora queda detectar quiénes serán los próximos candidatos. Credit Suisse da algunas pistas. Aconseja buscar empresas con un rendimiento del flujo de caja superior al coste de la deuda, compañías con un PER que suponga un descuento del 10% respecto a sus competidores o aquellas con una rentabilidad por dividendo superior al de los bonos corporativos.