Revista de prensa

Garzón, el Spitzer español

El superjuez español ha vuelto. Baltasar Garzón ha trabajado duro para hacerse un nombre en la última década al perseguir a cualquier tipo supuestamente malo y en cualquier sitio. Después de un año sabático en la Universidad de Nueva York, el juez, de vuelta a España, tiene ahora a Silvio Berlusconi en su punto de mira (...).

Esta semana ha resucitado una vieja prueba de fraude fiscal contra el ex primer ministro italiano. El caso se inició en 1997, y se estancó cuando Berlusconi tomó el poder en Italia. Con su salida del poder por el voto italiano en abril, el juez Garzón aprovecha sus posibilidades de seguir con su investigación de presunto fraude a la televisión española Telecinco, en la que Mediaset, de Berlusconi, tiene una participación mayoritaria.

Acusar a un antiguo cabeza de Estado puede parecer audaz, pero Garzón sabe qué casos traen más publicidad. Es la réplica en la Península Ibérica de Eliot Spitzer, el fiscal general de Nueva York y candidato gubernamental que persigue a gigantes corporativos del tipo AIG y Wal Mart. Mientras que Spitzer se centra en los jefes de empresas, Garzón prefiere los jefes de Estado (...).

Todavía no se rumorea que planee una carrera al estilo Spitzer para optar a un puesto más alto (...).