Alternativas

El centro madrileño La Vaguada se suma a la moda de la energía solar fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica se ha convertido en un polo de atracción para todo tipo de compañías. Ahora se suman los centros comerciales. La Vaguada, en Madrid, comenzará a colocar a principios de este verano su propia instalación de esta modalidad de energía limpia, que estará concluida en otoño. Lo novedoso de esta iniciativa es que el 10% de los módulos serán de vidrio fotovoltaico. De características semejantes al vidrio normal, estarán situados en la fachada principal del centro. El otro 90% de los módulos se situará en la cubierta del edificio.

La propuesta de crear esta instalación partió de la compañía especializada en energías renovables OpciónDos, que realizará el proyecto llave en mano. 'Nos presentaron la propuesta de integrar un 10% de los módulos en la arquitectura del centro, situando el vidrio fotovoltaico en la marquesina de acceso a los clientes, y nos interesó', reconoce el director de operaciones de La Vaguada, Javier Escusol. En esta entrada también se colocará un panel indicando la producción eléctrica de los módulos, la acumulada y el ahorro de dióxido de carbono que permitirá.

El coste de cada módulo estándar ronda los 700 euros, según apuntan desde OpciónDos, mientras que el vidrio fotovoltaico puede llegar a costar hasta un 30% más, ya que su fabricación se realiza a mano. La inversión total en La Vaguada ascenderá a 700.000 euros y permitirá alcanzar una rentabilidad anual de '60.000 euros' asegura Javier Escusol. La clave del negocio de la energía solar fotovoltaica es la elevada prima que la legislación obliga a pagar a las compañías eléctricas por la energía producida en estas instalaciones, 'un 575% sobre el precio de tarifa en los primeros 25 años y después un 460%', indica Luis García Torres, director de operaciones y socio de OpciónDos.

'Es un negocio seguro porque cuenta con el respaldo de la Administración', recalca García Torres. En el caso del proyecto de La Vaguada 'esperamos contar con una subvención de 200.000 euros', concluye, más del 28,5% del coste total de la instalación.

Una instalación 'verde'

La instalación del vidrio fotovoltaico se enmarca dentro de una iniciativa más amplia que está llevando a cabo el centro comercial y que aúna prácticas medioambientales con actividades de marketing. Se trata de La Vaguada Verde. Este proyecto incluye un decálogo de comportamiento (reciclaje de embalajes y pilas...), así como talleres infantiles para explicar a los más pequeños, por ejemplo, en qué consiste la energía fotovoltaica.

Además, el centro ha creado una 'colonia estable de gatos', para controlar la presencia de animales callejeros, y está negociando con el Canal de Isabel II el desarrollo de aplicaciones con juntas para ahorrar agua mediante, por ejemplo, contadores detectores de fugas.