CincoSentidos

Caballos, el último grito en viviendas de lujo

Practicar la equitación es otra de las demandas de la segunda residencia

Campos de golf, canchas de tenis, pistas de pádel o piscinas climatizadas no son en algunas urbanizaciones los únicos atractivos con los que inmobiliarias y promotoras intentan captar a clientes con un perfil de alto poder adquisitivo. Ahora a esos elementos de seducción se unen instalaciones que permiten el ejercicio de un deporte que hace furor especialmente entre niños y jóvenes: la equitación.

Entre los pioneros en contar instalaciones de ese tipo está Sotogrande, una urbanización situada en la provincia de Cádiz que se mantiene entre los lugares de lujo más emblemáticos de España. Ahora, cuando ya cuenta con 40 años de historia, ofrece, por ejemplo, parcelas y viviendas donde es posible, dado que están en un terreno elevado, tener vistas 'al sudoeste del campo de golf de Cabell Robinson, panorámicas al centro ecuestre y hacia el mar', señala la compañía. Están ubicadas en el complejo denominado Los Cortijos de la Reserva, en el que se construyen villas y casas adosadas mezcla de arquitectura andaluza y audacia futurista, con precios que oscilan entre 500.000 y 1,4 millones de euros.

Otra de las posibilidades que se ofrecen para las personas que, además del golf, desean practicar la equitación u otros deportes, son parcelas entre 2.500 a 3.500 metros cuadrados, con precios que oscilan entre las 140 a 330 euros por metro cuadrado, y en las que luego pueden construir sus chalets. Y las vistas, en este caso, pueden alcanzar hasta el norte de África.

Se puede optar por alquilar el equino o disponer del animal en propiedad

Andalucía, especialmente Cádiz, Almería y la Costa del Sol, Levante, Islas Baleares y Murcia son las zonas de España que más se están apuntando a esta corriente que ha tenido siempre eco en urbanizaciones de lujo de California, Argentina o Francia. Y los modelos van desde la posibilidad de dejar en las instalaciones los caballos en propiedad a la de alquilarlos para pasear o aprender con un profesor.

En Murcia, Corvera Club & Contry Golf del Calidona es otra de las urbanizaciones que basan en parte su gancho en la pasión por los caballos. Según Bruno Dureux, director general del citado grupo, con este proyecto de centro ecuestre 'los amantes de la hípica tendrán la posibilidad de practicar la equitación, ya sea con paseos a caballo o con clases de monta en picadero'. En este caso, se trata apartamentos o villas individuales, con precios que van desde los 190.000 a los 550.000 euros. El conjunto del complejo, próximo a la sierre de Carrascoy, contara además con un campo de golf, diseñado por José María Olazábal, sobre una superficie de 70 hectáreas.

Y en Málaga, en la Costa del Sol, se ubica otro grupo residencial que además de golf (siempre o casi siempre la oferta hípica cuenta también con green) con instalaciones para los aficionados a la equitación. Se trata de Club de Campo La Zagaleta. Aquí las opciones son dobles: 'el club hípico ofrece la posibilidad de practicar la equitación con cualquiera de sus caballos españoles o de origen árabe, mientras que los niños pueden disfrutar de los ponis. Si el socio es propietario de un caballo tiene la posibilidad a alojarlo para que se lo cuiden en los boxers que tiene el complejo. También se puede aprender con un instructor', indica la empresa.

Los gastos, en función del uso

Los costes a los que es preciso hacer frente por tener el caballo cerca de lo que generalmente es la segunda residencia son muy diversos. Respecto a los gastos que se originan en comunidades que, como Corvera Golf & Country Club, van a contar con campos de golf o cuadras, Bruno Dureux señala que 'como en cualquier otra urbanización en la que se disfruta de servicios adicionales que aportan valor añadido, éstos conllevan los desembolsos por mantenimiento, aunque se puede distinguir entre los comunes a todos los residentes y los individuales de cada propietario'. Y destaca que cada propietario podrá optar por hace uso de los servicios ofertados o no. Por lo tanto, 'el que desee comprar los derechos del campo de golf o que quiera contratar el pupilaje de su caballo, desembolsará las cantidades que se fijen para el uso de esos servicios, con la ventaja de tenerlos cerca de su residencia', añade.

Pero ademas de este sistema que es el más común en las urbanizaciones de alto nivel, existen otras fórmulas para el cuidado del caballo que en muchos casos -sobre todo los más lujosos-, no supera los 600 euros al mes. Se trata, por ejemplo, de una urbanización, en la localidad madrileña de Navalcarnero, en donde se puede dejar el animal toda la semana para poder disfrutarlo en un área adecuada para ese deporte las fiestas o los días que se desee. Este proyecto, que se denomina Los Potreros, cuenta con cuadra con seis o más boxes y guardanes, además de pistas de entrenamiento, picadero cubierto o pista de galope. Información en http://www.e-rustica.com.

Por otro lado, otra de las urbanizaciones de la costa mediterránea que dispone de esos servicios es Apartamentos Las Lomas, en La Manga del Mar Menor. Estas residencias -más demandadas por turistas extranjeros y que están gestionadas por el Hotel Hyatt Regency-, cuentan con campos para la práctica de diversos deportes, entre ellos la hípica.