æscaron;ltima

Los negocios de Mundaka lloran la pérdida de su ola perfecta

Mundaka, la reina de Europa, llora la ausencia de su ola perfecta. La ola de cinco metros de alto de Mundaka ya no rompe, lo que ha obligado a la Asociación de Profesionales del Surf (ASP, en sus siglas en inglés) a cancelar el campeonato de este mes en el pueblo vizcaíno de 1.900 personas. Los surfistas también han cancelado sus viajes, dejando el pueblo sin 10.000 espectadores y con el 90% de las habitaciones de hotel vacías.

'La ola daba vida a Mundaka y sin ella el pueblo es como cualquier otro en la costa vasca'', afirma Marco Giannotti, gerente del hotel Mundaka. Desde hace dos décadas, Mundaka ha atraído a surfistas de Australia y Estados Unidos, lo que convierte al turismo en la principal fuente de ingresos de la economía local. Un estudio realizado por la Universidad del País Vasco atribuye la desaparición de la ola a un gran vertido de arena en la playa de Laida procedente del último dragado en la ría de Urdaibai realizado por Astilleros de Murueta.

'Si la ola desaparece, no se oirá hablar de Mundaka'', sostiene Fernando Rodríguez, trabajador del hotel Atalaya. Surfer Magazine, una revista publicada en California, titula un artículo de su edición de junio Is Mundaka Dead? ¿Está muerta Mundaka?.

Todos los otoños, el océano Atlántico suele traer la ola, cuya longitud estimada es de 300 metros. Su inclusión en el circuito del campeonato del mundo situó al pueblo vasco entre las 12 localizaciones de élite, como Pipeline, un arrecife de coral de Hawai.

La diferencia de ventas entre este año y 2004 es como 'el blanco y el negro'', dice Craig Sage, un australiano que abrió una tienda de surf en Mundaka hace 20 años. El año pasado los espectadores llenaban el césped al borde de la playa para ver en acción a los 45 mejores surfistas del mundo y las principales calles se cerraron al tráfico. Este año, en cambio, 'está muy tranquilo y nadie viene'', indica Sage. El australiano Luke Egan, ganador de la prueba en 2004, es uno de los que ha cancelado su visita.

La cifra de surfistas en España ha pasado de algunos centenares en 1970 a más de 15.000 entre aficionados al surf y al body-board. La prueba de Mundaka era patrocinada por el fabricante australiano de equipos de surf Billabong, que factura 532,7 millones de euros anuales. El premio del campeonato era de 270.000 dólares.

'Esta es una de las decisiones más difíciles que he tomado', explicaba Derek O'Neill, responsable de Billabong, en un comunicado en julio. 'Tenemos una asociación con Mundaka desde hace mucho tiempo y queremos trabajar de cerca con todos los que están involucrados, con la esperanza de que las condiciones nos permitan volver en 2006'.

'ASP tiene un gran afecto a la gente de Mundaka y a la ola, pero sin la garantía de que Mundaka proporcione una base de calidad para los atletas creemos que es mejor esperar a 2006 con la esperanza de que regrese la ola', afirmaba el presidente de la ASP, Wayne Bartholomew, en una nota oficial. Giannotti también confía en que la ola perfecta regrese el próximo año. 'Está mucho mejor que hace tres o cuatro meses. La naturaleza podría tener suficiente fuerza y recuperarla'.