_
_
_
_
Lunes de los Fondos
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Mirando hacia Oriente

Las economías de los países de la región Asia-Pacífico, excluyendo Japón, han mostrado una enorme fortaleza en los últimos años, tras la última recesión global. El mercado exterior ha sido el principal factor de crecimiento de estos países, que tienen en la competitividad de sus manufacturas su principal activo. Los últimos datos de balanza comercial de países como Indonesia, Malasia o Corea hasta junio se sitúan en todos los casos por encima de los 20.000 millones de dólares, lo que les permite acumular grandes reservas de divisas. Las previsiones para los próximos años siguen siendo de aumentos del PIB elevados, por encima del 4%, al menos mientras la economía global y los Estados Unidos en particular, el principal destinatario de sus exportaciones, mantengan la senda del crecimiento.

Sin embargo, el comportamiento de sus mercados bursátiles no ha ido parejo a su situación macroeconómica, particularmente, tras un año 2004 para olvidar. Si bien no existe una relación directa inmediata entre economía y Bolsas, en el medio y largo plazo una economía boyante, que supera holgadamente en sus ritmos de crecimiento a la media, terminará reflejándose en las cotizaciones de sus compañías.

No obstante, hay que puntualizar que un requisito indispensable para que este efecto tenga lugar es que el país tenga unos mercados financieros y bursátiles desarrollados y abiertos. Precisamente, este está siendo el principal problema de la primera economía de la región, China, que a pesar de sus persistentes y extraordinarios aumentos del PIB, de hasta un 10%, ve como sus Bolsas van de decepción en decepción.

Un sistema financiero poco desarrollado, opaco y necesitado de reformas y, en especial, una Bolsa cerrada en gran medida a la inversión extranjera y sin tradición a nivel local ha supuesto que, sorprendentemente, su índice de referencia para el capital extranjero, el Shangai B, se deje un 17% en lo transcurrido del año.

De este modo, la capitalización bursátil, o valor en el mercado de las compañías que cotizan en Bolsa, de China es de apenas 200.000 millones de dólares. Para ponerlo en perspectiva, sólo la capitalización bursátil de la Bolsa de Madrid supera los 900.000 millones de dólares.

Afortunadamente, otros países del área como Corea, Taiwán o la propia India superan ampliamente las cifras chinas, mientras que países de dimensiones muy inferiores, como Malasia o Singapur, no quedan muy lejos. En definitiva, la actividad económica de todos estos países se encuentra reflejada de manera mucho más fidedigna en sus mercados bursátiles, con grandes compañías cotizadas en los principales sectores industriales del país y volúmenes de negociación y free floats (porcentaje del capital de una empresa que cotiza libremente en Bolsa) aceptables. La campaña de resultados empresariales en la que nos encontramos, precisamente, está demostrando el dinamismo de estas economías, con excelentes datos de crecimiento de beneficios, aumentando consecuentemente el atractivo de sus valoraciones en Bolsa.

Acceso vía fondos

La mejor manera de acceder a este mercado, que conlleva mayor riesgo que la Bolsa nacional o de la zona euro, pero mayores perspectivas de revalorización, es sin duda los fondos de inversión. El mercado español dispone de una oferta apreciable de fondos que invierten en Asia-Pacífico excluyendo Japón.

También existen algunos que se agrupan dentro de lo que Lipper clasifica como fondos de Renta Variable Emergente Lejano Oriente. La principal diferencia es que los primeros invierten fundamentalmente en los países desarrollados del área, como Hong Kong, Singapur y Australia, mientras que los segundos son de aún mayor riesgo, ya que en sus carteras predominan acciones de economías emergentes como Malasia, Indonesia o Taiwán.

Las perspectivas de una posible apreciación de sus monedas, tras la modesta revaluación del yuan chino, y los fuertes fundamentales pueden suponer el definitivo empujón para unas Bolsas y fondos que, en cualquier caso, llevan acumuladas significativas revalorizaciones este año, si bien todavía inferiores a las de los mercados emergentes europeos y latinoamericanos.

Análisis : La clave, en las divisas

¦bull;La revaluación del yuan chino el mes pasado disparó las especulaciones sobre cómo esto podría afectar a otras monedas de la región, la mayoría de las opiniones apuntando hacia posibles apreciaciones.

 

¦bull;Este factor puede tener una gran importancia en los retornos obtenidos en euros por el inversor español, como ha sido el caso en Latinoamérica.

 

¦bull;Por el momento sólo el ringgit malayo ha experimentado cambios significativos, al decidir su gobierno también que flote dentro de unos límites con respecto al dólar.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_