Motor

Pruebas de paternidad para el 'logo' de Volkswagen

La justicia no tiene edad. Y si no, que se lo pregunten a Nikolas Borg, un tirolés de 85 años de origen alemán que ha llevado a un tribunal de Viena al mayor constructor de coches de Europa. La pretensión de Borg es que Volkswagen reconozca que él es el autor de su famoso logotipo, un emblema que en 67 años se ha atornillado ya a 100 millones de vehículos que convierten a la marca en la cuarta más vendida de la historia. Le superan en esta clasificación sólo Ford, Toyota y Chevrolet. Borg, eso sí, asegura que no reclama dinero, únicamente que se conozca la 'verdad histórica' en una rueda de prensa conjunta. El octogenario no ha aclarado por qué ha esperado más de 60 años para buscar justicia.

El abogado de la acusación, Meinhard Ciresa, asegura que en 1939, el ingeniero Fritz Todt, el alto cargo nacionalsocialista que por aquel entonces era ministro de Trabajo del Reich (posteriormente se encargaría del transporte y el armamento), le encomendó la creación de un distintivo para el coche del pueblo, la empresa creada en 1938 a instancias del propio Adolf Hitler y que durante la guerra sirvió para fabricar vehículos de combate. Ciresa afirma que el joven Borg envió a los responsables del régimen nazi numerosas propuestas con una W y una V encima. æpermil;stos, sin embargo, le comunicaron su intención de retrasar la decisión hasta que llegase la 'victoria final', la cual nunca llegó. Sin embargo, Borg asegura haber visto en 1943 su logotipo fijado a un carro de combate, casi el mismo logotipo que ha sobrevivido hasta hoy. VW niega que Borg sea el autor del diseño, aunque reconoce que desconoce su procedencia. Sus portavoces aseguraron al diario Handelsblatt que lo heredaron de Ferdinand Porsche y que se usa desde 1938.

El juicio tendría que haber comenzado el martes pasado. La enfermedad coronaria de Borg, sin embargo, obligó a un aplazamiento. Su abogado, en cualquier caso, cree que 'apenas hay posibilidades' para un acuerdo extrajudicial. 'VW nos ofreció en enero un encuentro con el historiador de la compañía. Nosotros estuvimos de acuerdo, pero esperamos noticias desde entonces'.

El emblema del consorcio que Hitler implantó en la ciudad de Wolfsburg es uno de los más antiguos de la industria. Le supera, eso sí, el del pionero Ford, creado en 1903 por Harold Wills, la mano derecha de Henry Ford. La compañía añadiría el óvalo en 1912.

La estrella de Mercedes-Benz también lleva más tiempo brillando. La primera vez que se vio sobre un vehículo fue en 1909. Este logotipo, que usaba el industrial Gottlieb Daimler, se impondría a la hoja de laurel que empleada como insignia por su socio Karl Benz. Curiosamente, el emblema de una filial de VW, Audi, es también más antiguo. Los cuatro aros datan de 1932, y simbolizan las cuatro compañías que fundaron el fabricante bávaro.

VW y Chrysler, a 400 kilómetros por hora

Chrysler y Volkswagen están dispuestos a correr a 400 kilómetros por hora. El lugar, en septiembre. En este certamen, el fabricante estadounidense presentará el Chrysler ME Four-Twelve, un bólido capaz de alcanzar los 400 kilómetros por hora, informa Efe. El coche, equipado con un motor Mercedes de 12 cilindros en V de 862 caballos preparado por AMG, costará 300.000 euros a partir de 2006. El coche tendrá que competir con un Bugatti (filial de VW) 16.4 Veyron, que montará un motor de 16 cilindros que genera 1.001 caballos, con un cambio automático de siete velocidades y tracción a las cuatro ruedas. El coche costará un millón de euros.