Política

IU y ERC exigen más margen de déficit regional para dar su apoyo al techo de gasto

El techo de gasto del Estado para el año que viene, fijado en casi 134.000 millones de euros, sólo podrá aprobarse la semana que viene en el Congreso si, además del PSOE, Esquerra Republicana e Izquierda Unida le dan su apoyo. Representantes de las tres formaciones se reunieron ayer con el vicepresidente económico, Pedro Solbes, en el caso de las dos últimas para exponerle sus condiciones: aumentar hasta el 1,5% del PIB el margen de déficit de las comunidades autónomas y ayuntamientos a lo largo del ciclo, y anticipo de los criterios que defenderá el Gobierno para abordar la deuda sanitaria de los distintos territorios.

Solbes y el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, remitieron a los diputados Joan Puigcercós (ERC) y Joan Herrera (IU-IC) a un encuentro 'técnico' para el martes que viene, dos días antes de la votación en el Congreso del techo de gasto y de los objetivos de estabilidad presupuestaria establecidos por el Gobierno para el año que viene. En esta cita afrontarán la reforma de la ley de Estabilidad Presupuestaria, en la que se fijará el margen del que dispondrá el Estado y las comunidades para endeudarse a lo largo del ciclo.

El Gobierno está dispuesto a admitir un déficit de hasta el 1%, desde la premisa de que al final del ciclo debe haber equilibrio presupuestario. Además, es receptivo a permitir otro medio punto con cargo a las inversiones regionales. Sus socios parlamentarios exigen medio punto más de margen y un reparto de éste que otorgue ventajas a las comunidades autónomas.

Antes de respaldar el techo de gasto, ERC e IU quieren conocer también de antemano cómo piensa abordar el Gobierno la deuda de 4.300 millones que las comunidades acumulan por los servicios sanitarios que prestan. El presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha comprometido a solucionar este problema en la Conferencia de Presidentes prevista para julio, en la que, probablemente, ofrecerá a las comunidades la posibilidad de aumentar los recargos sobre hidrocarburos, el llamado 'céntimo sanitario', al que ya han recurrido algunos de los territorios más endeudados.

Flexibilidad para la deuda municipal

Izquierda Unida puso ayer sobre la mesa del vicepresidente económico una nueva reivindicación relacionada con la futura ley de Estabilidad Presupuestaria: aspira a que los ayuntamientos puedan reflejar déficit en sus cuentas a lo largo del ciclo, al menos al mismo nivel que las comunidades autónomas. El razonamiento expuesto por el diputado Joan Herrera es sencillo: 'Tienen que disponer de flexibilidad para endeudarse porque son los que asumen buena parte de los servicios sociales'.

El portavoz de Presupuestos del Grupo Socialista, Pedro Saura, resumió la posición del Gobierno al respecto: 'Debe contarse en este aspecto con los ayuntamientos si generan inversiones productivas'.