Jaime Rodríguez

'Apostamos por una cartera muy defensiva'

El director de ING se muestra cauto sobre la renta variable tras las últimas subidas. Pero también ve signos positivos en el mercado, como el significativo flujo de inversores

Bolsa europea y compañías eléctricas y otras empresas energéticas, así como telefónicas, son las apuestas de inversión que destaca Jaime Rodríguez, director de ING Investments Management en España. Y señala el atractivo de la renta fija de países emergentes, preferentemente de corta duración y de América Latina.

Pregunta ¿Cómo se presentan las perspectivas de los mercados cuando está a punto de concluir el primer trimestre de 2005?

Respuesta Estamos viendo que la economía de Estados Unidos prosigue su fuerte ritmo de crecimiento y que el consumo y la inversión se mantienen bastante fuertes, aunque en el déficit por cuenta corriente es donde está el mayor riesgo de esa economía. Esta situación es la que lleva a la subida de tipos de interés, pero el traslado a la eurozona no es parejo. En Europa vivimos una situación diferente, el crecimiento económico sigue sin dar el resultado esperado y los datos de exportaciones no han sido buenos. Aquí tal vez el repunte de tipos no se vea hasta finales de este año.

ING infrapondera sectores de consumo cíclico y renta fija de larga duración por la subida de tipos

Y otro aspecto que mantiene su protagonismo es el precio del petróleo, que afecta más al sentimiento del mercado que a la economía. Europa es menos dependiente que Estados Unidos y además el dólar débil reduce el impacto de las subidas de precios.

P ¿Y cuáles son las recomendaciones en este contexto?

R Este escenario lo que nos hace es ser muy cautos en lo que respecta a nuestras expectativas sobre los mercados. En nuestras recomendaciones de distribución de carteras siempre intentamos dar una visión general aunque existan diversos perfiles en función del perfil de riesgo del inversor.

En renta fija nos mantendríamos cortos en nuestras carteras por las subidas de tipos, y con una mayor apuesta por productos de duración reducida, evitando más el riesgo de la evolución de los tipos a largo plazo que pueden empeorar los rendimientos de los activos. En cuanto a riesgo crediticio estaríamos más bien neutrales. Pero en lo que estamos sobreponderados es en deuda de mercados emergentes, tanto en moneda local como en convertibles. Y si aplicamos la misma política de reducción de renta de elevada duración, esa estrategia nos puede ayudar a obtener un rendimiento extra de las carteras y de forma controlada.

P ¿Y cuál es el área emergente preferida?

R Fundamentalmente América Latina. Es donde puede haber más rentabilidades y donde también los fundamentales económicos están ayudando bastante. Además es positivo el hecho de que podamos ver que hay incluso elevaciones de rating de los riesgos crediticios. Así se está registrando un flujo continuo de inversiones institucionales hacia esos mercados.

P ¿Y en renta variable?

R En renta variable la valoración es razonable, asumiendo un crecimiento de los beneficios moderado. Las cuentas de las empresas se mantienen fuertes y los dividendos y la recompra de acciones están en niveles altos. Y eso también está añadiendo más liquidez y más potencial a la renta variable. Evidentemente está el lado negativo: la productividad está cayendo, los costes de producción son más altos y se están presionando los márgenes a la baja. Pero hay un tema positivo, y es que el apetito por el riesgo se mantiene elevado, lo cual es importante por lo que significa de flujo de inversores en la renta variable.

P ¿Todavía tiene recorrido la Bolsa?

R El rendimiento de la renta variable en estos meses prácticamente ha logrado el esperado para todo el año, y eso nos hace mantenernos cautos en cuanto a la renta variable. Las posibilidades de recorrido son positivas, pero no tanto como hace unos meses. Por eso hay que ser muy selectivos, nosotros apostamos por tener una cartera muy defensiva en renta variable, posiciones defensivas en sectores defensivos; en empresas que tienen crecimiento estable y unos dividendos proporcionalmente atractivos.

Por sectores, estamos infraponderados en sectores cíclicos, en consumo y bienes de equipo, y estamos sobreponderados en energía, utilities y servicios de telecomunicación.

'En Europa seguimos más optimistas'

P ¿Cuáles serían los mercados más atractivos en renta variable y cuáles habría que evitar?

R Quizá por áreas geográficas estaríamos infraponderados en Estados Unidos por el dólar débil. Es difícil prever cuándo va a haber un cambio y, aunque en teoría hay más posibilidades de que se aprecie, la historia nos ha demostrado que una divisa infravalorada puede mantenerse en esa trayectoria y estar así durante mucho más tiempo. De esta forma, el análisis es mucho más complicado. Pero estamos sobreponderando Europa, región donde estamos más optimistas, y algo menos, pero también positivos, en Japón. Y neutrales en mercados emergentes.

P ¿Y Europa del Este, que fue una de las principales recomendaciones de los analistas en los últimos años?

R Europa del Este la incluimos en emergentes. Tenemos una opinión positiva, pero peor que la de la Europa euro. Así, destinamos a esos mercados una parte de la cartera mucho más reducida. El Euro Stoxx va a tener mejor rendimiento, aunque no hacemos previsiones sobre índices o valores concretos.

P ¿Va a cambiar significativamente el marco inversor en España con el reglamento que desarrollará la ley de inversión colectiva?

R Es importante ver cómo queda el texto final, pero somos positivos: dará mayor potencial de mercado. Habrá controles, como los que se fijan para los inversores privados. Lo que sí será importante es el desarrollo de productos agregados, como los fondos de fondos. Es mejor que quien acceda directamente a algunos activos sea un inversor cualificado.

P ¿Recomiendan otras inversiones, como el oro o los activos inmobiliarios?

R Quizá esa sea más labor de la banca privada, ya que ese tipo de diversificación es más importante para las grandes fortunas, que tienen que variar sus exposiciones y buscar activos que tengan poca correlación unos con otros. Y en ese sentido sí se pueden recomendar otras alternativas, pero son para carteras elevadas.