Buen Gobierno

Los derechos humanos empiezan a calar en las multinacionales

Pese a las reticencias y sorpresa que la mayoría de las empresas sienten al ser preguntadas sobre su grado de cumplimiento en relación a los derechos humanos, cada vez son más las grandes corporaciones que se involucran en este tipo de iniciativas. La semana pasada 10 multinacionales expusieron en Londres sus experiencias en la aplicación de las Normas de la ONU para Multinacionales que actualmente están en proceso de consulta y que cuentan con el respaldo de organizaciones como Amnistía Internacional.

ABB, Barclays, Body Shop, Gap, Hewlett-Packard, Novartis, Novo Nordisk, MTV Europe, National Grid Transco y Statoil, agrupadas bajo el paraguas de la Iniciativa de Líderes Empresariales por los Derechos Humanos, han expuesto un amplio abanico de posibilidades para mejorar las relaciones con el entorno y fomentar el respeto a los derechos del hombre y del medio ambiente. Una de las conclusiones es que la aplicación de las Normas de la ONU les permite fijar el mínimo sobre el que deben asentar sus estrategias de responsabilidad social corporativa.

En un informe que recoge Financial Times, Statoil explica sus objetivos para afrontar retos como la corrupción, la pobreza y el respaldo a los derechos humanos. En Venezuela, por ejemplo, colabora con Amnistía Internacional, el Gobierno y la ONU en programas de formación de jueces, inserción de colectivos desfavorecidos y en favor de los indígenas del Orinoco.

Otra de las experiencias más destacadas y que recoge la agencia Europa Press es la de MTV, que pretende hacer frente a problemas de la juventud como el sida o el tráfico de menores. Al elaborar el mapa de riesgos de derechos humanos, en aplicación de las Normas de la ONU, la cadena de música detectó que su política de becas en Reino Unido e Irlanda, al ofrecer una remuneración demasiado baja, sólo permitía la entrada de jóvenes de elevada extracción social, y en su mayoría blancos. Al ser estos interinos la cantera para la contratación de empleados fijos, el resultado era una plantilla sin diversidad. MTV ha decidido aumentar la retribución de los becarios y fomentar la entrada en la cadena de personas de distinta extracción social y étnica.

La situación española

En España todavía se está a la zaga en este tipo de iniciativas a pesar de que algunas empresas están desarrollando programas de responsabilidad social corporativa (RSC) que incluyen apartados específicos sobre los derechos humanos.

En un estudio comparativo de las empresas del Ibex 35 se observa que el 66% de las cotizadas no recogen ningún tipo de referencia a los derechos humanos en su información pública. Sólo hay 12 compañías en el Ibex que sí realizan este ejercicio; la mitad (17%) lo hacen en las memorias de RSC o Sostenibilidad, y la otra mitad (el 17% del total) lo hacen en el Informe Anual o en el de Gobierno Corporativo.

Al comparar las compañías que explican sus políticas sobre medio ambiente y las que hacen lo mismo en relación a los derechos humanos, se observa un claro predominio de las primeras sobre las segundas.

De hecho, mientras el 88,5% de las empresas del Ibex 35 (31 en valor absoluto) realizan algún tipo de referencias a sus acciones u objetivos medioambientales, sólo hay un 43% de las sociedades (15 en total) que tienen el equivalente en el terreno de los derechos humanos.

El Pacto Mundial edita una guía para empresas

El Pacto Mundial y el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU han editado una guía para ayudar a las empresas a implantar los principios relativos a los derechos humanos, laborales y medioambientales. Esta guía, denominada, Implantando los Derechos Humanos en la Práctica Empresarial, ofrece distintas perspectivas, desde la propia de la ONU, hasta las de las empresas, ONG y expertos académicos. La publicación incluye cuatro casos prácticos: el oleoducto BTC (Bakú-Tibilisi-Ceyhan), BHP Billiton Sudáfrica, Hewlett-Packard y las farmacéuticas, así como un informe de políticas de buenas prácticas en diferentes industrias. La publicación se encuentra también en la web del pacto mundial (www.unglobalcompact.org).