Ahold vende sus tiendas en España al fondo de capital riesgo Permira

Poco más de 11 meses después de que Ahold pusiera en venta su negocio en España, el comprador ya tiene nombre. El fondo de capital riesgo Permira se hará con los 600 supermercados españoles del grupo holandés, en una operación valorada en 685 millones de euros, menos de la mitad de los 1.500 de inversión estimada de Ahold en España en los últimos años.

La sociedad de capital riesgo Permira, una de las más destacadas del sector europeo con un capital gestionado cercano a los 11.000 millones, se instaló en España a mediados de abril. Cinco meses más tarde ha cerrado su primera operación, que supone 'el mayor compromiso de inversión de un fondo' en la historia del capital riesgo español, señaló ayer el director general de la compañía, Carlos Mallo. La transacción está pendiente de recibir el visto bueno de las autoridades de competencia y se cerrará previsiblemente a final de año.

La compra de Ahold Iberia, propietaria del negocio minorista de Ahold en España, se ha efectuado a través de CMA Sarl, compañía propiedad de los Fondos Permira. La transacción ha sido financiada por Société Générale, Bank of Scotland y Caja Madrid. Para llevar a cabo la operación, la sociedad ha dispuesto de un paquete integrado por tres líneas de financiación: una para el circulante, otra para los activos fijos y una tercera para la compra. La operación está valorada en 685 millones, si bien el precio final está sujeto a posibles ajustes en función del acuerdo final. Morgan Stanley ha sido asesor de Permira, mientras que Ahold fue aconsejado por JP Morgan.

Al hacerse con el negocio minorista de Ahold en España, Permira gestionará cerca de 600 tiendas, con 15.000 trabajadores y una facturación de 2.000 millones. SuperSol, HiperSol, HiperDino, Netto y CashDiplo son las principales insignias de la cadena, que compró Superdiplo por 1.200 millones en 2000, a la que se suman otras inversiones, como Kampio. La venta de la actividad en España forma parte del plan de Ahold a raíz del escándalo contable que salpicó al grupo en 2003 y que prevé reducir deuda con desinversiones.

Los 685 millones de la venta superan las previsiones de los analistas, entre 600 y 650 millones. La diferencia supone 'complemento competitivo de la oferta' según los expertos.