Reunión

París y Berlín buscan más uniones industriales

Los máximos responsables ejecutivos de Francia y Alemania, Jacques Chirac y Gerhard Schröder, acordaron ayer establecer un 'marco político a favor de la creación de campeones industriales europeos', que pasa por grandes fusiones corporativas en la zona euro.

Francia y Alemania celebrarán un encuentro de alto nivel este mes para elaborar 'el marco político' a favor de la creación de 'campeones industriales' europeos, tras las recientes fricciones bilaterales sobre Aventis o Alstom.

El anuncio fue hecho por el presidente francés, Jacques Chirac, en una rueda de prensa conjunta con el canciller alemán, Gerhard Schröder, al término del III Consejo de ministros conjunto franco-germano, celebrado ayer en el Elíseo, en París.

El primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, y el titular de Economía, Nicolas Sarkozy, viajarán a fin de mes a Berlín para sentar el marco de las 'mejores' condiciones políticas, 'no hablo de intervención', para la creación de 'campeones industriales' que Europa necesita y de los que 'varios' pueden ser constituidos por Francia y Alemania, indicó Chirac. El presidente, quien 'lamentó mucho las críticas' que hubo al otro lado de la frontera a las presiones del Gobierno francés por la compra amistosa del grupo farmacéutico franco-alemán Aventis por el francés Sanofi, dijo que el asunto está ya 'resuelto' con las garantías dadas por el segundo para el mantenimiento del empleo y centros de investigación en Alemania.

Una cumbre en Berlín este mismo mes preparará las condiciones

Sobre el caso de Alstom, Chirac afirmó que es favorable a las asociaciones siempre y cuando sean 'equilibradas'. Francia trata de conseguir el visto bueno de Bruselas para el plan de saneamiento del fabricante francés de infraestructuras de transporte y energía, mientras que el alemán Siemens se interesa por parte de sus activos.

Críticas a Fischler y Lamy

Por otra parte, Francia reiteró sus críticas a la oferta condicional de la Comisión Europea de eliminar los subsidios agrícolas a la exportación, en víspera de una reunión multilateral para tratar de relanzar las negociaciones de liberalización comercial en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El presidente, Jacques Chirac, se mantiene 'reservado' en su opinión sobre la propuesta de Bruselas, dijo la portavoz del Elíseo, tras el III Consejo de ministros conjunto franco-alemán en París.

Alemania es uno de los países que ha expresado con fuerza su apoyo a la iniciativa lanzada por los comisarios europeos de Comercio, Pascal Lamy, y Agricultura, Franz Fischler, por la que la UE propone suprimir todas sus ayudas agrícolas a la exportación si los demás países eliminan igualmente todo tipo de apoyos a las ventas exteriores y ceden en otros aspectos, como el acceso a los mercados y ayudas internas.

Por lo que se refiere a la armonización fiscal en Europa y la iniciativa que en ese sentido estudian ambos países para combatir el 'dumping fiscal' en la Unión Europea ampliada, fue otro aspecto importante de la reunión de los ministros, aunque ni Chirac ni Schröder la mencionaron en sus conclusiones. Poco antes, la propuesta había sido criticada en Bruselas.

No se imaginan un 'no' a la Constitución

Chirac y Schröder declararon ayer en París que 'no imaginan' un posible rechazo de la Constitución europea en alguno de los 25 países que forman parte de la UE. París y Berlín confían además en que la Unión llegará a un acuerdo sobre el texto en el Consejo europeo que se celebrará en Bruselas en junio. 'Es inimaginable que la Constitución, obra importante de la unificación europea, pueda no ser aprobada', dijo Schröder.

Los dirigentes quisieron así despejar las dudas que ha suscitado la convocatoria de un referendo sobre la Constitución europea en Reino Unido, al que los sondeos de opinión dan pocas posibilidades de propiciar un resultado favorable a la Carta Magna. Chirac no evocó de nuevo la posibilidad esgrimida recientemente de dar dos años a aquellos países que pudieran rechazar la ratificación de la Constitución para que la obtengan o salgan de la UE. Chirac se limitó a indicar que la Convención ha previsto 'un procedimiento de examen en el ámbito del Consejo europeo en caso de que se produzca un incidente de este tipo'.