_
_
_
_
_
CincoSentidos

La peor primavera para un alérgico al polen

Si es usted alérgico al polen, vive en la zona interior de la Península y reside en una ciudad, maldecirá con razón la estación que se avecina. Con la llegada de la primavera, los seis millones de alérgicos que existen en España comenzarán a acumularse en los servicios de urgencia de los hospitales, agotarán los pañuelos de papel y se armarán de antihistamínicos hasta los dientes. El objetivo, protegerse de los efectos de una temporada que este año se presenta especialmente complicada.

Así lo explicaron ayer durante una rueda de prensa representantes de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), quienes advirtieron que las concentraciones de polen en los próximos meses de mayo y junio rondarán los 7.000 granos por metro cúbico, una cantidad considerada por los expertos como muy elevada.

Los alergólogos prevén por ello un aumento de los ingresos por asma bronquial en los hospitales y un incremento en la venta de antihistamínicos, y aconsejan a los pacientes que consulten a los especialistas y comiencen los tratamientos cuanto antes.

La Seaic ha realizado un estudio entre 13 ciudades españolas que concluye que el interior de la península es una de las peores zonas de Europa para los alérgicos al polen. Las razones son dos: el clima y la abundancia de vehículos de motor diesel. 'La presencia de un clima continental con pocas lluvias y elevados índices de contaminación por las partículas diesel son dos de los factores determinantes para que la calidad de vida de estos pacientes sea peor que los de la franja norte de España', señaló el doctor Javier Subiza, coordinador del Comité de Aerobiología de la Seaic.

Así, el estudio demuestra que en ciudades como A Coruña o Bilbao, por ejemplo, sólo el 45% de los alérgicos lo son a más de un tipo de polen, mientras que ese porcentaje se dispara hasta el 95% en Ciudad Real, el 91% en Toledo o el 88% en Madrid. El informe muestra, además, que el tipo de polen que más afecta a los pacientes españoles son las gramíneas y, ya a mayor distancia, el polen del olivo.

Los expertos de la Seaic insisten en que la alergia es una enfermedad crónica que, si no se trata adecuadamente, puede evolucionar a dolencias respiratorias como el asma bronquial. 'No existe ningún tratamiento capaz de evitar esta progresión que no sea la inmunoterapia, es decir, las vacunas', señaló el doctor Tomás Chivato.

El especialista se refirió al buen resultado que están dando las vacunas sublinguales, una alternativa al clásico pinchazo en forma de gotas que el paciente toma en su casa.

Un país plagado de vehículos diésel

Si tiene usted alergia al polen, seguro que más de una vez ha evitado cruzar un parque o un jardín en plena floración primaveral. Pero quizá no se le ha ocurrido nunca otra medida de protección adicional e igual de efectiva: huir del tráfico a motor. Según el informe presentado ayer por la Seaic el elevado porcentaje de vehículos diésel que circulan por las carreteras españolas empeora la calidad de vida de los alérgicos. 'España posee un 50% de vehículos diesel en activo y es, junto a Francia y Austria, uno de los países con mayor parque móvil de diesel de toda Europa. Está comprobado que los coches diesel contaminan 150 veces más que los de gasolina', advirtió ayer el doctor Javier Subiza.Según Subiza, cuando las partículas diésel interaccionan con los pólenes aumentan el potencial alergénico de éstos y empeoran la calidad de vida de los pacientes. Esto explica, por ejemplo, que aunque los residentes en el campo tienen menor incidencia de alergias que los de la ciudad, esa diferencia no se presenta cuando se trata de personas que tienen su casa junto a autopistas.El comité de aerobiología de la Seaic cuenta con una red formada por 23 captadores que analizan los pólenes que circulan por el aire e informan de la concentración de estas sustancias en la página web www.seaic.es.

Atentos a

La concentración de polen capaz de producir alergia comienza en 50 gramos por metro cúbico.Es menor en el interior de los edificios, disminuye en la orilla del mar y es casi nula lejos de la costa.Cuando se avecina una tormenta primaveral aumenta la concentración de polen, cuando estalla y llueve disminuye, y vuelve a aumentar cuando termina.

Archivado En

_
_