Precios

El pan sube un 10% por la escasez de trigo en unas semanas, tres veces el el IPC de 2003

La barra de pan ha subido en España una media del 10% en las tres últimas semanas, unos 5 céntimos para una pistola de 45 o 50 céntimos de euro, según confirmaron diversas fuentes del sector alimentario y organizaciones de consumidores. El motivo es el encarecimiento del trigo panificable por la escasez de este cereal debida a la mala cosecha del verano pasado, golpeado por la ola de calor.

La barra, que costaba 45 céntimos a principios de año, ha subido por lo general a 50 céntimos; la de 48 a 52 o 53 céntimos; la de 50 a 55 céntimos, y a baguette, natural y demás panes singulares, de 55 a 60 céntimos. Este incremento es más de tres veces el IPC de 2003, que se situó en el 2,6%, y se suma a las fuertes subidas registradas en el pan y otros productos desde la introducción del euro, en enero de 2002, por efecto del redondeo de precios. La patronal del sector panadero Ceopan no confirmó ni desmintió estas subidas.

Desproporcionado

La Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) criticó que se trata de "una subida superior a la inflación que hemos tenido el año pasado y nos parece que, aunque estén liberalizados los precios, es un artículo de muy primerísima necesidad y los precios deberían mantenerse en los límites de la inflación", señaló el portavoz de la confederación, Antonio López.

La portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios(OCU), Ileana Izverniceanu, manifestó que, "con las subidas que surgieron ya durante el pasado otoño en los productos elementales para la dieta mediterránea, este incremento alto en un producto básico como es el pan, los consumidores realmente tienen pocas opciones para seguir esa dieta mediterránea".

La OCU añadió que es "una subida desproporcionada, que va a afectar a las familias, como siempre, más desfavorecidas; porque el pan está en todas las mesas, pero un 10% en una mesa más humilde se va a notar mucho más que en una mesa de clase media". Por su parte, el secretario general de Ceopan, José María Fernández del Vallado, señaló que el mercado del pan está liberalizado y la patronal como tal no entra en materia de precios.

Diversos sectores ganaderos y de la industria panificadora pidieron en otoño al Gobierno, y posteriormente a la Comisión Europea, que liberen las reservas comunitarias de cereal para hacer bajar los precios, pero hasta el momento Bruselas no ha hecho nada. El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, anunció la pasada semana su intención de interceder ante las autoridades europeas en este sentido, pero después de las fiestas navideñas las panaderías comenzaron a elevar sus precios y la subida es ya, a fecha de hoy, generalizada.