Antoni Castells

"Pediremos planes de recolocación a las empresas que cierren"

Desde su cátedra, Antoni Castells lleva años predicando los peligros de que Cataluña aporte el 8% de su PIB al resto de España. Ahora se sienta en el sillón desde el que se debe intentar arreglar ese problema. Además se enfrenta a una Cataluña con un modelo industrial donde las multinacionales están cerrando algunos de sus centros de producción.

Pregunta. Su consejero jefe, Josep Lluís Carod Rovira, aseguró que hay que acabar con la impunidad de las empresas que quieren irse de Cataluña. ¿Es una amenaza?

Respuesta. Creo que se le malinterpretó. No podemos evitar las deslocalizaciones de algunas industrias, pero entre todos debemos adoptar medidas paliativas para evitar efectos traumáticos en el terreno social y económico. Les pediremos a las empresas que nos comuniquen los cierres, que los pacten y que accedan a crear programas de recolocación de los trabajadores.

'La reforma del IRPF puede suponer subida del tipo efectivo en algunos casos'

'Una pensión no tiene el mismo poder adquisitivo en Cataluña que en otro sitio'

P. ¿Qué opinión le merece la propuesta de reforma fiscal hecha por el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero?

R. Es francamente satisfactoria. Combina la progresividad, eliminando los problemas de equidad del actual sistema; garantiza la suficiencia y supone una modernización y simplificación de nuestro sistema impositivo en tributos como IRPF, sociedades o sucesiones.

P. Sin embargo, en una lectura rápida, ¿la bajada del tipo máximo del IRPF favorece a las rentas altas?

R. Para valorarlo hay que hacer simulaciones mínimamente rigurosas. Puede pasar que el descenso del tipo máximo, al ir acompañado de una simplificación y racionalización de deducciones sobre la base y sobre la cuota, se traduzca en el incremento del tipo efectivo sobre determinadas rentas. No hay que mirar sólo ese aspecto nominal.

P. ¿La reforma fiscal del PSOE, en caso de que los socialistas ganen las elecciones, afectará a la negociación del sistema de financiación para Cataluña?

R. Mínimamente. Lo que afecta es la propuesta del PSOE sobre financiación autonómica y a nosotros nos parece muy satisfactoria. Pero nosotros hemos de negociar con el Gobierno del Estado y los tres partidos del Gobierno (PSC, ERC e IC-V) tenemos una propuesta que la queremos hacer extensiva al resto de fuerza políticas catalanas. El modelo que proponemos es un punto de partida para dialogar y negociar con el objetivo de llegar a un acuerdo.

P. El estudio realizado por la Fundación de las Cajas de Ahorros asegura que el déficit fiscal o aportación catalana al Estado en 2002 fue de 10.862 millones de euros, cifra que se acerca al 8% del PIB catalán en que usted ha cifrado ese desequilibrio, pero hay estudios que dicen otra cosa.

R. El autor del estudio, el señor Pablo Alcaide Guindo, que es una persona muy solvente, confirma la mayoría de estudios que se han realizado y desmiente los datos de un trabajo sorprendente que ha sido utilizado mediáticamente por el Partido Popular, que pretende minimizar el déficit fiscal catalán.

P. ¿El déficit o solidaridad catalana debería ser de un máximo del 4%?

R. Yo no hablo de porcentajes, hablo de criterios. Nuestro criterio es que Cataluña tiene que realizar una contribución solidaria con el resto de comunidades. Debe haber un criterio de equidad territorial por el que todas las comunidades deben poder prestar los mismos niveles de servicios haciendo un esfuerzo fiscal similar. Me parece justo. Y el segundo criterio es que el nivel de déficit sea similar al de regiones europeas con rentas similares a la catalana en sus respectivos Estados. æpermil;se será el porcentaje razonable, que será inferior al que tenemos ahora. Si tenemos un déficit superior quiere decir que no se cumple este criterio de equidad y existe insolidaridad respecto a Cataluña.

P. ¿Una viuda catalana debe percibir la misma pensión que una de Castilla-La Mancha o debe ajustarse al nivel de vida de donde vive?

R. Una misma pensión no tiene el mismo poder adquisitivo en Cataluña que en otros sitios, de forma que la Generalitat debe evitar que los catalanes padezcan una situación injusta respecto a otras zonas de España. Aquellas personas que se preocupan tanto por la solidaridad en el resto de España se deberían preocupar también de la solidaridad con los catalanes.

P. Usted también habla de una confluencia de resultados del sistema de financiación catalán con el de los sistemas forales.

R. Sí, pero de forma progresiva. Si durante 20 años nuestros ingresos crecen en un 7,5% y los de los sistemas forales, un 4,5%, conseguiremos igualar la diferencia entre los dos sistemas.

P. ¿El déficit de infraestructuras es un obstáculo para la competitividad catalana?

R. Sin duda. Es necesario acordar con el Estado que el nivel de inversión sea similar al peso del PIB catalán en el Estado (18,4%), computado con carácter plurianual. Pero además proponemos la creación de una comisión participada por Estado, Generalitat y ayuntamientos, que esté presidida por la Generalitat y que se encargue de coordinar y decidir qué inversiones deben realizarse en Cataluña.

P. ¿Le parece bien la creación de 17 agencias tributarias en España?

R. A mí me parece bien que se cree la agencia tributaria catalana y me alegro de que seamos un referente. Es lógico que si la financiación catalana depende de determinados impuestos, queramos estar seguros de que estos impuestos se recaudan bien. Además, es imprescindible conocer la realidad fiscal para aplicar nuestra capacidad normativa.

Auditoría mixta y nuevo presupuesto

La próxima semana, el consejero de Economía someterá al ejecutivo catalán la propuesta sobre la auditoría de las cuentas de la Generalitat a 31 de diciembre de 2003.

La auditoría será paralela a la elaboración de un nuevo presupuesto para el año 2004 que está previsto que vea la luz a mediados de año y permita sustituir al actual, que es una prorroga de las cuentas de 2003 debido al calendario electoral catalán.

Junto al nuevo presupuesto, el consejero de Economía tiene previsto informar al Parlamento catalán de las líneas de actuación del departamento para los próximos cuatro años. El cálculo de esas proyecciones las realizará la consejería a partir de las proyecciones de los ingresos que actualmente contabiliza la Generalitat y no sobre los posibles ingresos que podrían derivarse de un nuevo sistema de financiación.

En el presupuesto para 2004, Castells se ha comprometido a reducir un 2% el gasto. Este objetivo se logrará mediante algunos ajustes de personal y fuertes recortes en las compras de bienes y en el pago de subvenciones y transferencias. En cuanto al crecimiento económico, la consejería elaborará las nuevas cuentas previendo un aumento del 3%, 'a no ser que los datos de cierre de 2003 indiquen lo contrario', indicó Castells.

En cuanto a la presión fiscal, Castells es partidario de mantenerla. 'El PP tiene fama de bajar impuestos y sube la presión fiscal, mientras que de nosotros se teme que subamos los impuestos, pero mantendremos la presión fiscal'. Sin embargo, el consejero es partidario de que los ciudadanos paguen tasas por algunos servicios públicos.