Libro Beige

Greenspan sostiene que el crecimiento se afianza en EE UU

La economía estadounidense experimentó un crecimiento del 8,2% en el tercer trimestre, y ayer la Reserva Federal aseguró que esta fuerza se ha trasladado a octubre y noviembre por los datos que han sido recogidos en varios Estados para la elaboración del llamado Libro Beige.

Según esta publicación, que sirve de base para la reunión que mantenga el comité abierto el 9 de diciembre, se atestigua que la mayoría de los sectores crecen a distinto paso, pero que incluso el mercado laboral da muestras de estabilizarse con menos despidos cuando no a crecer 'después de un periodo largo de debilidad'.

A pesar de la mejora, la ausencia de presiones inflacionistas hace pensar a los analistas que en esta última reunión del año la Reserva no variará los tipos que siguen en los mínimos de los últimos 45 años (al 1%). Los mercados creen que si se mantiene la recuperación, incluso contando con que el ritmo de crecimiento del tercer trimestre no es sostenible, la Reserva subirá tipos a partir del verano de 2004.

Las previsiones apuntan a que en el cuarto trimestre el PIB crezca alrededor del 4% y se enfríe algo el consumo, ya que a pesar de ser temporada alta de gasto las grandes compras han sido adelantadas por el impacto de los recortes de impuestos que se produjeron en verano.

Un reciente estudio del Conference Board aseguraba que el gasto medio por hogar en regalos de Navidad va a ser de 455 dólares cuando el año pasado éstos fueron de 483 dólares. Ayer se conoció el dato sobre los gastos personales que se mantuvieron sin cambios en octubre cuando en septiembre habían caído un 0,3%.

Las grandes cadenas de descuento están pensando en clave de ofertas de nuevo para atraer a los consumidores cuando se esperaba que este año no hiciera tanta falta como el anterior.

Los economistas habían previsto una mejora del 1%. Han sido los gastos en bienes duraderos, especialmente en el mercado del automóvil, lo que ha empujado hacia abajo, con un retroceso del 1,9%. En otros bienes y servicios, el gasto ha subido un 0,3%, lo que no ha servido para compensar el gasto final de la forma positiva esperada.

El crecimiento del consumo es importante porque éste supone el 70% de la actividad económica del país y de momento se dan las circunstancias para que éste siga fuerte. Los ingresos crecieron un 0,4% y los salarios un 0,2%.

A todo ello se une el hecho de que las primeras solicitudes de cobertura por desempleo siguen cayendo. La semana pasada éstas cayeron a 351.000, el nivel más bajos desde enero de 2001. El dato menos volátil referido a las solicitudes medidas mes a mes cayó también y han sido 10.000 personas menos las que han solicitado ayudas al paro, lo que deja la cifra total en 358.750, la más baja desde febrero de 2001.

Confianza. El consumidor continúa optimista

La confianza vuelve a máximos. Cada equipo de economistas que hace valoraciones sobre las impresiones de los ciudadanos con respecto a la economía están registrando importantes subidas en la confianza, a pesar de que el mercado laboral sólo haya dado sus primeros pasos en el camino de la estabilidad y los puestos de trabajo creados sean en su mayoría de peor calidad que los que se han destruido.

Antes fue el Conference Board, que registró una subida de la confianza de 10 puntos en su índice de noviembre. Ayer fue la Universidad de Michigan, que revisa al alza el índice dado a conocer el 14 de noviembre para dejarlo en 93,7 (frente al 93,5 de entonces). También se registra una mejora de medio punto en las lecturas a medio plazo. Son buenas noticias que la Reserva toma con cautela porque no siempre se traducen en más consumo. Este mes es un buen ejemplo de esta teoría.

La industria aprovecha la inversión empresarial

Una de las observaciones más prometedoras del Libro Beige se refiere a la mejora de la actividad industrial, el sector más deprimido en este despegue de la economía de EE UU y que con las últimas cifras de empleo en la mano sigue destruyendo puestos de trabajo. 'La actividad manufacturera mejora en la mayoría de los distritos', decía ayer la Reserva Federal, 'casi todos los sectores reportan un incremento'.

El Departamento de Comercio dijo ayer que los órdenes de mercancías duraderas han crecido un 3,3% (hasta alcanzar los 184.500 millones de dólares) en octubre, la mayor subida en 15 meses gracias a las necesidades de equipamiento de la industria, especialmente en el área de las telecomunicaciones. En el mes anterior los pedidos de este tipo de bienes destinados a durar al menos tres años habían crecido un 2,1%.

Las previsiones a corto plazo son también optimistas según muestra el índice de gestores de compras de Chicago que este mes ha llegado a los 64,1 puntos. Cualquier lectura por encima de los 50 indican expansión, pero, además, este último dato muestra el aumento con respecto al mes anterior desde 1995.