Andre de Wit

'Para dirigir una empresa hay que tener corazón'

Está en pleno proceso de aprendizaje del español. Lo entiende perfectamente. Andre de Wit llegó hace año y medio, procedente de Reino Unido, a Madrid para encargarse de Ikea en España y Portugal. Desde entonces, trabaja una media de 12 horas diarias. Asegura que aunque la jornada laboral en otros países europeos no es tan absorbente como en España, no le importa. Es algo que va con el cargo que desempeña. 'Yo me adapto a la forma y a los hábitos del país en el que trabajo, pero considero que es muy importante tener un equilibrio entre la vida personal y la profesional'. Y lo razona con el siguiente planteamiento: trabajar mucho puede ser bueno a corto plazo pero a la larga puede tener consecuencias nefastas tanto a nivel laboral como personal.

Pregunta Ikea hace hincapié en la gestión responsable, ¿es clave para el éxito?

Respuesta Es necesario para el éxito. Es obligatorio que las empresas sean cuidadosas con los temas relacionados con la responsabilidad social. Y aunque nuestro negocio sea el de los muebles, tenemos en cuenta que es muy importante devolverle a la sociedad una parte de lo que nos ofrece. Eso quiere decir que es necesario tener sensibilidad, ya que los valores de una compañía como Ikea tienen que ver con el corazón. Para dirigir una compañía, en estos momentos, es necesario tener corazón.

P. Y sentido común. Porque ése parece ser uno de los requisitos, según consta en su dossier de prensa, que ustedes exigen a sus profesionales, ¿qué quiere decir tener sentido común?

R. En general, cuando reclutamos a la gente pedimos profesionales abiertos para el desarrollo de sí mismos y del negocio. Esto quiere decir que a la vez que se persigue su propio desarrollo profesional se avance en el desarrollo de la compañía. Es importante la actitud para crecer y desarrollar tu propia carrera profesional dentro de la empresa. Ikea ofrece a todo profesional que así lo desee la posibilidad de crecer dentro de la empresa. Así, un cajero puede perfectamente llegar a ser jefe de tienda.

P. Tampoco le dan mucha importancia a los títulos universitarios.

R. Es mucho más valiosa la actitud que las titulaciones. En Ikea, para ascender es mucho más importante la actitud que los títulos que se tengan. Tener iniciativa es lo principal, saber ir hacia adelante, ser claro, abierto, directo, saber asumir riesgos y tener ciertos valores. En resumen, deben asentarse sobre los pilares de la cultura corporativa de Ikea, que son la humildad, la honestidad, el entusiasmo, la fuerza de voluntad y muchas ganas de asumir responsabilidades.

P. Ha desarrollado parte de su carrera en Holanda, Alemania y Reino Unido, ¿nota mucha diferencia con la forma de trabajar en España?

R. Cuando has trabajado en varios países no se suele comparar la forma de trabajar. Cuando llego a un país como España procuro sacar las cosas positivas. Los españoles tienen muchos valores que se pueden aprender. Por ejemplo, la energía es muy alta, la gente es abierta y apasionada en el trabajo. Lo bueno que tiene Ikea es precisamente su diversidad de nacionalidades. El equipo de directivos es muy rico en el sentido de que la diversidad cultural y de opiniones enriquece. Uno de los valores que más se aprecia en Ikea es la diversidad porque mejora el trabajo en equipo. Me gustaría que una de mis principales aportaciones a la empresa fuera saber crear equipos diversos.

P. ¿Y por qué otras aportaciones le gustaría que le recordaran?

R. Es difícil decirlo, pero mi objetivo es expandir la empresa en España, abrir nuevas tiendas. Pero no sólo se trata de eso y de incorporar a la empresa a 2.000 trabajadores. Se trata también de expandir la compañía pero teniendo en cuenta la satisfacción del cliente. En España es difícil de conseguir porque, por ejemplo, los aparcamientos de las tiendas suelen estar habitualmente llenos y eso supone una molestia para el cliente. Somos conscientes de que, en este sentido, el servicio que se ofrece no es bueno. Son necesarias más tiendas y entonces mejoraremos todos estos detalles. Otro objetivo es conseguir mejorar las condiciones de trabajo.

'Me siento orgulloso de dónde trabajo'

No es fácil desarrollar una carrera profesional a nivel internacional, opina Andre de Wit. Sin embargo, él sí ha podido hacerlo. Ha trabajado en el grupo Ikea, desempeñando distintos puestos de responsabilidad, en países como Holanda, Alemania o Reino Unido. 'La movilidad es importante y muy positiva para la carrera de un profesional, pero es difícil porque tienen que coincidir una serie elementos'.

Algo que él valoró a conciencia fue el hecho de que sus propios valores personales coincidieran con los de Ikea. Por ejemplo, el respeto. Todos los productos son fabricados de manera responsable, en condiciones de trabajo aceptables y, por supuesto, de manera respetuosa con el medio ambiente. 'Eso es lo que ha facilitado mi movilidad y mi disponibilidad. Me gusta trabajar en una empresa de la que me siento orgulloso y con la que coincido plenamente', señala De Wit, que tiene previsto permanecer en España, al menos, cinco o seis años más. 'Tengo muchos proyectos por desarrollar'.