Derivados

Diferencial alcista con opciones

Adelantar un retroceso en el mercado o un rally alcista supone tomar riesgos direccionales que no todo el mundo está dispuesto a asumir. Sin embargo hay estrategias para ofrecer una ventaja que no dependen de la dirección de la apuesta. Son una alternativa a tomar una decisión direccional y permiten ganar dinero en un mercado estable, alcista o bajista, con un margen para el error.

Una de ellas es el diferencial alcista construido con opciones de compra. En esta estrategia combinamos la compra de una call, cuyo precio de ejercicio está próximo al precio del activo subyacente, con la venta de dos opciones de compra fuera del dinero con el mismo vencimiento y sobre el mismo subyacente.

Supongamos que está interesado en llevar a cabo esta estrategia sobre Banco Popular. Compra 100 calls con precio de ejercicio 44 y vencimiento el 19 de diciembre. La acción del Popular cotiza a 43,83 euros y las calls con precio de ejercicio 44 valen 0,84 euros por acción. El total a desembolsar será de 8.400 euros (0,84x100x100). A la vez vende 200 calls con precio de ejercicio 46 y el mismo vencimiento. Por cada una de estas opciones le pagan 33 euros, por lo que ingresa 6.600 euros. El coste neto de la estrategia es de 1.800 euros.

El planteamiento consiste en combinar la compra de una 'call', con precio de ejercicio próximo al del activo subyacente, con la venta de dos opciones de compra

Si la acción del Popular cae, lo máximo que se pierde son los 1.800 euros, puesto que todas las opciones terminarán fuera del dinero. El mejor escenario para esta estrategia es que la acción del Popular suba hasta niveles cercanos a 46 euros, ya que la opción comprada entrará en el dinero y su valor pasará a ser cercano a dos euros por acción, un total de 20.000 euros. Puesto que por debajo de 46 euros las opciones vendidas no entran en el dinero, el beneficio obtenido en tan sólo dos meses puede llegar a ser de 18.200 euros.

El riesgo empieza cuando la acción del Popular sube por encima de 46 euros, un 5% sobre el precio actual, ya que tenemos 100 opciones vendidas en descubierto. Si las acciones del Popular comenzaran un rally alcista, tendríamos que tomar una decisión para cubrir esta posición. Una forma de minimizar las ocasiones en que esto ocurra es realizar la estrategia sobre acciones que ya consideramos algo sobrevaloradas y donde no hay mucho potencial de subida. Otra medida es realizar esta estrategia sobre alguna acción que ya tenemos en cartera como una forma de obtener una rentabilidad adicional. Marcamos un precio objetivo por encima del cual no nos importa vender las acciones. æpermil;se será el precio de ejercicio de las opciones que vendemos fuera del dinero. Si la acción llega a ese nivel y se ejercitan las opciones vendidas, podemos entregar las acciones que tenemos en cartera.

La estrategia es óptima para un mercado estable o ligeramente alcista. Si pensamos que el escenario será bajista o ligeramente bajista, se pueden modificar las operaciones. Volviendo al ejemplo del Popular se pueden vender 200 opciones de precio de ejercicio 45 a 0,60 euros la acción, en lugar de las opciones de precio de ejercicio 46. Con esto ingresaríamos 12.000 euros, y al tener en cuenta los 8.400 euros pagados por las opciones compradas, obtendríamos un beneficio de 3.600 euros. Si las acciones del Popular caen, logramos este beneficio, puesto que todas las opciones vencerán fuera del dinero. Si las opciones suben hasta los 45 euros no hay problema. El problema empieza a partir de este nivel. Con todo, podemos cubrir la posición.