Automoción

El beneficio del sector del automóvil cayó un 18% hasta junio

Los principales fabricantes occidentales de automóviles sufrieron en la primera mitad de 2003 un deterioro de sus resultados a pesar de los recortes de gastos y de personal realizados en los últimos meses.

Los beneficios netos de los ocho mayores productores de Europa y Estados Unidos sumaron 6.975 millones de euros entre enero y junio, un 18% menos que en el mismo periodo del año anterior. El deterioro fue más acusado para las compañías europeas, más perjudicadas por la atonía económica y el tipo de cambio de la moneda, mientras que Ford y General Motors mejoraron sus cuentas respecto a 2002.

Las ventas de vehículos acumuladas por los ocho grandes cayeron un 1% en unidades, pero la facturación conjunta descendió en mayor medida, un 6%.

La situación, según los analistas, será más estable en el segundo semestre del año, gracias a la mejora que la economía parece estar viviendo

Los analistas del sector achacan las malas cifras al entorno económico desfavorable en EE UU y Europa. Un informe de los analistas de Banif, división de banca privada del grupo SCH, considera que 'la caída de ventas a nivel europeo y la fortaleza del euro frente al dólar han sido los factores determinantes'.

Los peores resultados han correspondido al grupo DaimlerChrysler, fabricante de Mercedes, y a Fiat. La alemana-estadounidense sufrió en la primera mitad del año caídas en las unidades vendidas, en la facturación y en los beneficios, que arrojaron la mayor bajada en el sector, un 81%. La directiva del grupo se ha visto obligada a rebajar las perspectivas para el conjunto del año.

Fiat, por su parte, continúa afrontando la peor crisis de su historia. A pesar de los últimos movimientos para salvar al grupo (como las ventas de la aseguradora Toro, la financiera Fidis y la filial de motores aéreos FiatAvio, o el plan de reestructuración en sus fábricas italianas), la caída de la facturación fue del 14% y continúa en pérdidas. En 2003, un 26% superiores a las de 2002.

La depreciación del dólar golpeó especialmente a la alemana Volkswagen. El mayor productor europeo vendió casi los mismos coches que en 2002 (sólo un 0,7% más), pero la facturación cayó un 2,8% y los beneficios se hundieron un 57,5%. Las previsiones del grupo para el conjunto del año han sido recortadas.

Recuperación en EE UU

Las que sí vieron aumentar sus beneficios a pesar del estancamiento de las ventas fueron las americanas Ford y General Motors y la francesa Renault. El mejor comportamiento correspondió a GM, el mayor fabricante mundial, que a pesar de la ligera caída de los automóviles vendidos (un 0,4%) y de una facturación un 3% mayor, obtuvo un 57% más de beneficios que en 2002, con 2.097 millones de euros. La mejora se atribuye a 'las continuas reducciones de costes y a una oferta renovada'.

La mejora de los resultados de Ford fue espectacular. Frente a las pérdidas de 461 millones de euros en la primera mitad de 2002, este año sus ganancias se elevaron a 1.155 millones de euros. La compañía está aplicando un plan de ajuste para sanear sus cuentas, plan que continuará aplicando en la segunda mitad del año.

Renault logró unos resultados superiores en un 28% a los de 2002 pese a las cifras negativas en unidades vendidas y facturación. Los analistas de Banif creen que 'el éxito de los recientes lanzamientos y la continua mejora de Nissan de la que la francesa posee el 44% han mejorado tanto el sentimiento como los resultados del fabricante francés'. La compañía confía en que las cifras seguirán creciendo en la segunda mitad del año.

La situación, según los analistas, será más estable en el segundo semestre gracias a la mejora que la economía parece estar viviendo en los últimos meses, que debe repercutir en una recuperación de las ventas.

Las japonesas se han librado

Frente a las malas cifras de las compañías occidentales, los resultados de las japonesas del segundo trimestre del año (que es el primero de su año fiscal, que empieza en marzo) reflejan una situación más saneada. La debilidad del yen y la mayor productividad de sus fábricas han impulsado sus exportaciones y dejado los márgenes más amplios de la industria.

La facturación acumulada de Toyota, Honda, Mazda y Mitsubishi -a falta de datos de Nissan- creció un 5% respecto del mismo periodo de 2002. El mayor aumento correspondió a Mazda (un 10,4%) y el menor, a Mitsubishi (un 4%). El incremento del número de automóviles vendidos fue más contenido. Nissan vendió 700.215 unidades (un 2% más que entre abril y junio de 2002); Mitsubishi, 375.200 (un 0,4% más), y Honda, 708.000 (un 2% más que en el mismo periodo de 2002). El mercado estadounidense, donde las marcas niponas rozan el 30% de las ventas, es para las compañías más rentable que el nacional. Pese a los aumentos del negocio, los beneficios netos publicados correspondientes a Toyota y Honda reflejan un retroceso del 9,7% y 5,4%, respectivamente.