EEUU

El estancamiento de la confianza en EE UU anima la bajada de tipos

El deterioro del mercado de trabajo y la percepción de que la mejora no será inmediata tiene su reflejo en el índice de confianza de los estadounidenses. Según el Conference Board, este índice quedó en 83,5 puntos en junio, casi igual que en el mes anterior (83,6). La cifra total es mucho mejor de lo esperado por los analistas. Sin embargo, de sus componentes se deduce que son los futuribles y el optimismo lo que lo hace posible.

Y es que en EE UU se tiene la sensación de que las presentes circunstancias no son buenas y el índice que mide esta impresión pasa del 67,3 registrado en mayo al 64,9 de junio. Pesan los empleos perdidos, unos 342.000 en el último medio año; una tasa de paro del 6,1%, y un número de solicitantes de beneficios de desempleo que no baja de los 400.000. El número de personas que ve con optimismo el mercado laboral sigue cayendo y el índice de junio deja esta variable en 14,9 puntos. Por lo que respecta a los próximos seis meses, crecen las expectativas y el índice queda en 95,9 puntos (94,5 en mayo).

El dato se hizo público mientras comenzaba el primero de los dos días de reuniones del comité abierto de la Reserva Federal. Algunos analistas ven en este índice de confianza el empuje definitivo para que la autoridad monetaria baje hoy los tipos como medida de seguridad. Las apuestas sobre el recorte de 25 o 50 puntos básicos se inclinan ya por la mayor rebaja por mucho que suponga quedarse sin munición ante riesgos como la amenaza de la deflación. Algunos periódicos han recogido editoriales de quienes prefieren que los tipos se queden en el 1,25%.