Moneda única

Blair reafirma su compromiso de integrar a Reino Unido en el euro

El primer ministro británico, Tony Blair, se ha mostrado hoy decidido a "eliminar los obstáculos" que en este momento impiden la adhesión de Reino Unido al euro. Ayer mismo, su Gobierno aplazó un año esta decisión al no cumplir cuatro de las cinco condiciones para el cambio de moneda. Blair insiste en todo momento en que la adhesión depende de factores económicos y no políticos, al tiempo que favorece la convocatoria de un referéndum antes de que, en 2005 o 2006, concluya su mandato.

En una conferencia de prensa conjunta con el ministro de Economía, Gordon Brown, Blair apostó por crear un "consenso pro europeo" en el país, que en un futuro permita introducir la moneda única. En los últimos seis años, dijo, se han reducido las diferencias entre la economía británica y las de la eurozona, pero que "persisten y existen incertidumbres sobre la futuro vía del crecimiento europeo, la inflación y sobre el impacto de la reciente subida del euro y la caída de la libra".

Brown, que ayer fue quien descartó en sede parlamentaria el inmediato abandono de la libra esterlina, ha insistido en que es preciso acabar con "los prejuicios" contra la moneda única que tienen muchos británicos. En 1997, Brown fijó cinco pruebas para valorar si las condiciones económicas favorecen la entrada del Reino Unido en la eurozona, referidas a la convergencia, flexibilidad e impacto sobre el empleo, inversión e industria de servicios financieros.