Acuerdo

El regionalista Revilla presidirá Cantabria tras pactar con el PSOE

Cantabria emprende una nueva etapa con el acuerdo que han alcanzado el PSOE y el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) para gobernar en coalición la comunidad autónoma y muchos de sus municipios en detrimento del PP, el partido más votado el 25 de mayo.

El PP ha estado siempre presente en el Gobierno de Cantabria en los 20 años de historia de la comunidad autónoma, salvo entre 1993 y 1995, cuando se separó de Juan Hormaechea. En las últimas elecciones había conservado su condición de partido más votado, con 18 de 39 escaños en el Parlamento; pero ahora tendrá que abandonar el Ejecutivo debido al acuerdo de socialistas y regionalistas, que consiguieron trece y ocho diputados, respectivamente.

Ese pacto político determina que el próximo presidente de Cantabria será el secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, y que su homóloga en el PSC-PSOE, Lola Gorostiaga, será la vicepresidenta y portavoz del nuevo Gobierno. Los socialistas contarán con cinco consejerías y los regionalistas, con cuatro, informa Efe. El acuerdo ha sido calificado por el PP de 'engaño' a los ciudadanos, de un pacto 'vergonzante' que se convertirá en una 'pesadilla para Cantabria' por el 'sueño personalista y egoísta' de Revilla, en palabras del dirigente regional de los populares y todavía presidente de la comunidad, José Joaquín Martínez Sieso.

El PP puede perder también las alcaldías de diez ayuntamientos en los que es la fuerza más votada, entre ellas, Reinosa. El PSOE recuperará Torrelavega, Castro Urdiales y Camargo.