Reforma

España necesita recortar las pensiones y retrasar la jubilación, según PwC

España tiene diez años para acometer una reforma de su sistema público de pensiones antes de que sea necesario tomar medidas traumáticas. Además, no será suficiente pactar un recorte de la cuantía de estas pensiones, sino que será imprescindible acompañar esta medida con otras como el alargamiento de la vida laboral, la ampliación de la tasa de actividad y la incorporación de más inmigrantes.

Esta es la reforma de las pensiones perfilada ayer por Rosemary Radcliffe, economista jefe mundial de PricewaterhouseCoopers. Según sus cálculos, los datos enviados por el Gobierno español a Bruselas que indican que el gasto en pensiones pasará del actual 9% al 17% en 2050 son erróneos, ya que PwC ha estimado que, de no acometerse la reforma citada, este gasto social se elevará por encima del 22%, de ahí la urgencia para realizar los cambios.

Por lo que se refiere al resto de la actividad española, Radcliffe estimó que el crecimiento de este año será del 2%, mientras que, en condiciones normales, la economía seguirá recuperándose 'moderadamente' y avanzará un 2,75% en 2004.

Si bien la economista jefe de PwC alertó sobre varios riesgos de la economía española, que de no corregirlos podrían minar el crecimiento y rebajarlo al 1% de media. Se refería principalmente a la pérdida de la competitividad de las empresas por el elevado nivel de inflación (3,2% actualmente).

El informe de perspectivas económicas de PwC alerta además de la inflación del problema que representa la escalada de los precios de la vivienda. En opinión de Radcliffe, la denominada 'burbuja inmobiliaria' podría estallar si hubiera una subida de tipos de interés a medio plazo.

Rebajar más el dinero

No obstante, Radcliffe se mostró optimista con la bajada de tipos al 2% acometida ayer en la zona euro y señaló que esta rebaja del dinero, junto a un escenario de un euro estable en el entorno de los 1,15 dólares puede impulsar la recuperación económica en la zona euro. Según sus previsiones, los Quince crecerán un 1% en 2003 y un 2% en 2004.

Si además se tiene en cuenta que la inflación 'ya no es un problema' para los países de la zona euro, según Radcliffe, y los precios del petróleo están estables, el Banco Central Europeo deberá incluso plantearse volver a bajar los tipos de interés, si la reciente rebaja no activa suficientemente la recuperación. Arremetió contra la lentitud del BCE en la rebaja de tipos en contraposición con la diligencia de la Fed.