Divisas

El euro supera los 1,14 dólares por el pesimismo ante la evolución de la economía de EEUU

Las palabras que ayer pronunció Alan Greenspan resuenan aún en el mercado de divisas. El presidente de la Reserva Federal describió un panorama gris y tormentoso a consecuencia de los últimos datos del paro y la producción estadounidenses, además de agitar el fantasma de la deflación. La opinión de Greenspan ha servido, sin embargo, para dar más alas a un euro que se aleja cada vez más de la paridad con el dólar. Hoy, el Banco Central Europeo (BCE) ha fijado su cambio oficial en 1,1427 dólares, frente a los 1,1419 dólares en los que cerró ayer en Nueva York.

Según los expertos, esta apreciación del euro se debe a que el dólar sigue estando bajo presión, después de que la Fed reconociera la debilidad de la economía estadounidense y tuviera dudas sobre cuándo se producirá la recuperación, una vez acabada la guerra en Irak.

Estos comentarios podrían llevar incluso a la moneda estadounidense a seguir perdiendo posiciones en los próximos días, a la espera de conocer la decisión del Banco Central Europeo (BCE), que mañana se reúne para, según los analistas, mantener los tipos de interés en sus actuales niveles.

A la fuerte apreciación del euro le han comenzado a salir las primeras interpretaciones negativas. El ministro francés de Economía y Finanzas, Francis Mer, estimó hoy que si la divisa europea alcanza los 1,20 dólares "comenzaría a penalizar en términos de rentabilidad" la actividad de las empresas europeas.

El euro baja en Tokio

Anoche, en el mercado de divisas de Tokio, el euro bajó ligeramente frente al yen, así como con el dólar, cambiándose a 1,1397 dólares, frente a los 1,1426 del inicio de la sesión. La divisa estadounidense se recuperó ligeramente frente al yen ante el temor a que el Banco de Japón pudiera intervenir, además de las compras de los importadores, que calmaron el pesimismo provocado por las declaraciones ayer de la Reserva Federal.

Según los expertos, el dólar comenzó su jornada en Tokio al alza después de que los cambistas respondieran a los comentarios del ministerio de Finanzas en apoyo a una intervención por parte del Banco de Japón a favor de la divisa estadounidense. Sin embargo, los cambistas pronto tuvieron dudas de que una posible intervención por parte de las autoridades monetarias sea lo suficientemente potente como para frenar el fortalecimiento del yen.

Algunos analistas consideraron que los comentarios de las autoridades monetarias forman parte de una dinámica para que el mercado responda y sienta temor a tales intervenciones, mientras que muchos dudan de que tal intervención vaya a tener lugar. Numerosos cambistas sospechan de que Estados Unidos se haya preparado para tolerar el deslizamiento del dólar hasta cierto punto para ayudar a reducir sus crónicos déficit en la balanza comercial, dijeron los expertos.