Renta 2002

Los contribuyentes ya pueden pedir el borrador de la próxima declaración

Este año, 1,5 millones de contribuyentes recibirán, si así lo quieren, un borrador de la declaración de la renta. Esto es, un papel con el impuesto ya calculado que sólo tendrán que firmar. Si en esta campaña no ha podido acogerse a este servicio quizá tenga más suerte el año que viene. Para entrar en el sorteo basta con marcar la casilla 94 de los impresos. Según Hacienda, unos cinco millones de contribuyentes recibirán en 2004 el borrador. En el peor de los casos, Hacienda enviará los datos fiscales. Para los expertos, el hecho de que Hacienda calcule el IRPF no debe liberar al contribuyente de comprobar que los cálculos están bien.

La base. El primer paso para determinar la cantidad a pagar es sumar todos los ingresos de 2002. El resultado será la base imponible. Hay una base general y una base especial, esta última sólo recoge las ganancias y pérdidas de patrimonio generadas en más de un año. En algunos casos, las rentas pueden estar exentas, es decir, no tributan. En líneas generales, todo ingreso que en 2002 sufriera una retención debe declararse.

Los mínimos. Tras sumar los ingresos, todos los contribuyentes tienen derecho a restar un mínimo personal. Esta partida deducible tiene por objeto que sólo tribute la renta disponible y no la que una persona necesita, como mínimo, para vivir.

En general, el mínimo personal es de 3.305,57 euros. La edad y padecer alguna minusvalía elevan esta cantidad. Los contribuyentes con hijos o con padres a su cargo pueden, además, restar un mínimo familiar. Tras estas rentas, los contribuyentes pueden reducir aún más sus ingresos si han aportado dinero a planes de pensiones.

El gravamen. La base liquidable, esto es, la suma de los ingresos menos los gastos, es la cantidad sobre la que se aplica el tipo de gravamen. La base general tributa según una escala progresiva (a mayor nivel de renta mayor tipo de gravamen) y la parte especial tributa a un tipo fijo.

La retención. La campaña de la renta parece el momento de pagar el impuesto. Sin embargo, el impuesto ya se pagó de forma fraccionada en 2002 por la vía de las retenciones. Ahora sólo se trata de ver si lo ingresado es más o menos de lo que corresponde. Según las previsiones de Hacienda, de los 14.6 millones de declaraciones que se recibirán, algo más de 10 millones serán con devolución. Aplicado el tipo de gravamen sobre la base se obtiene la cuota. De esta cantidad se resta lo ya pagado en retenciones. El resultado es la cantidad a pagar o el importe que Hacienda reembolsará.

Certificado fiscal. El año pasado Hacienda anunció que informaría a los contribuyentes de la carga fiscal que soportaban por el IRPF. Pero, de momento, Hacienda sólo se ha comprometido a emitir certificados fiscales a todos los que así lo señalen en la casilla 93 de los impresos. Es decir, enviará un resumen de la declaración que, entre otros, sirve para acreditar el nivel de ingresos para pedir una beca o firmar un contrato de alquiler. Es de prever que este resumen recoja la carga fiscal soportada.