Cargo

Vilarasau espera el refrendo de los estatutos para abandonar La Caixa

El presidente de La Caixa, Josep Vilarasau, anunció ayer que no abandonará el cargo hasta que la Generalitat catalana apruebe los nuevos estatutos de la caja y de la fundación. Su posible sustituto, Ricard Fornesa, defendió ante la asamblea general la posibilidad de que Vilarasau ocupe la presidencia de la fundación.

Vilarasau quiere atar su salida de la presidencia de La Caixa. Ayer, ante la asamblea general, usó su intervención para despedirse, pero indicó que se marchará cuando la Generalitat autorice los cambios estatutarios aprobados ayer. La intención del presidente es presentar su renuncia en el siguiente consejo de administración, una vez se haya producido el refrendo institucional. Una fecha probable para su salida podría ser el consejo de abril.

Así, el presidente no agotará al máximo su mandato, que por ley podría alargarse hasta el 30 de junio. Sin embargo, la decisión le permitirá tutelar la mayor parte del proceso electoral que ayer acordó iniciar el consejo. Precisamente el pasado miércoles, en la reunión del consejo de la CECA, Vilarasau bromeó sobre la continuidad de sus interlocutores cuando intentaban despedirse de él.

Además, Vilarasau también gana tiempo para que la Consejería de Justicia de la Generalitat se pronuncie respecto a la impugnación que realizó CC OO sobre los estatutos de la Fundación La Caixa. El sindicato quiere vetar unas modificaciones que permitirán a Vilarasau mantener su presidencia. Hasta ahora, el cargo estaba ligado a la presidencia de la caja. La consejería podría tomar una decisión al respecto antes del 19 de marzo.

En la asamblea, el consejero secretario y adjunto al presidente, Ricard Fornesa, defendió las modificaciones estatutarias en la fundación y de la posibilidad de que Vilarasau mantenga su presidencia. Fornesa, presidente de Agbar, es el principal candidato a tomar el relevo de Vilarasau y es uno de sus hombres de confianza, además de compañero de promoción.

La modificación estatutaria acordada ayer permitirá a Fornesa optar a la presidencia, ya que se limita la edad máxima para los consejeros y el presidente a 75 años. Actualmente, Fornesa tiene 71 años y podría completar un mandato entero de cuatro al frente de La Caixa. La limitación de edad a 70 años que estipula la Ley Financiera estatal es una de las pocas concesiones que la nueva Ley catalana de Cajas permite a las entidades de la comunidad.

Los estatutos también asumen el límite de 20 años de permanencia en el consejo, así como computar en dicho tope el tiempo ejercido en la dirección general. Precisamente es este punto el que tendrá como consecuencia la salida de Vilarasau de la presidencia de La Caixa, ya que durante 20 años fue director general y durante los últimos tres ejercicios ha ocupado la presidencia. Los cambios estatutarios fueron aprobados por unanimidad, salvo el de la edad límite de los vocales, donde se han abstenido los 11 representantes de CC OO. A la reunión asistieron 148 de los 160 consejeros.

Al final del acto, tanto el director general de La Caixa, Isidre Fainé, como el director general de CaixaHolding, Antoni Brufau, loaron la figura y el trabajo de Vilarasau. Por su parte, UGT y CC OO reconocieron su labor, aunque CC OO recordó sus críticas a la modificación de los estatutos de la fundación.