'Caso Crédit Lyonnais'

La decisión de la justicia francesa dificulta que Trichet pueda asumir la presidencia del BCE

La decisión de la justicia francesa de fijar para junio el veredicto sobre el caso del gobernador del Banco de Francia, Jean-Claude Trichet, dificulta que éste asuma la presidencia del Banco Central Europeo (BCE) en julio. Fuentes de la entidad han señalado que los políticos europeos estarán en apuros para tratar de decidir en sólo tres semanas la sucesión del holandés Wim Duisenberg al frente del BCE.

Duisenberg anunció que abandonará el puesto el 9 de julio, pero que podría quedarse un tiempo más, si es necesario, posiblemente en previsión de que Trichet no haya aclarado definitivamente su situación jurídica para esa fecha.

La implicación de Trichet, como director del Tesoro francés en 1992, en una presunta ocultación de la crítica situación financiera del entonces banco estatal Crédit Lyonnais fue objeto de una vista judicial comenzada el 6 de enero y concluida ayer, aunque el veredicto no se conocerá hasta el 18 de junio próximo. No se ha perfilado ningún otro candidato para la presidencia del BCE, la entidad encargada de formular la política monetaria de los doce países de la zona euro desde junio de 1998, salvo Christian Noyer, que ya fue vicepresidente de este instituto hasta mayo de 2002.

Los estatutos del banco emisor son ambiguos sobre la posibilidad de que un ex vicepresidente y miembro de su comité ejecutivo vuelva a este organismo con otra función. Duisenberg fue elegido hasta junio de 2006, pero decidió dimitir por "decisión propia", después de que Francia y Alemania acordaran en un plan nunca hecho público que el economista holandés compartiría con un francés los ocho años del primer mandato.