Acuerdo

El SCH vende el 24,9% de Serfin a Bank of America y sella una alianza

El presidente del SCH, Emilio Botín, que presentó ayer la operación en una conferencia de prensa en Nueva York, aseguró que la compra 'supone más que un giro de estrategia, una oportunidad, porque el socio es excepcional'. 'Bank of America vale 100.000 millones y es el segundo banco del mundo; nosotros valemos 32.000 y somos el decimoquinto'.

Y es que el Santander logra un doble objetivo: obtener sustanciosas plusvalías sin perder el control del tercer banco mexicano, y aliarse con uno de los mayores grupos financieros del mundo en Estados Unidos y en México. Además, Botín 'desestima' así su idea de tener un banco en el sur de Estados Unidos, un proyecto que sopesó hace años en varias ocasiones. 'El Santander ya no tiene intención de comprar un banco en Estados Unidos, ya tenemos la mejor solución a nuestras necesidades con este proyecto', aseguró Botín.

Por su parte, el presidente del banco americano, Ken Lewis, señaló que esta operación no cambiaba el perfil de crecimiento orgánico a través del aumento de clientes. 'Esto es una inversión', dijo, 'consideramos las compras bajo un criterio muy estrecho', explicó. Lewis admitió que la experiencia de los bancos estadounidenses en Latinoamérica no es muy buena, pero que le da 'tranquilidad' llegar a este proyecto en México 'de la mano de Botín'. En todo caso, Lewis aseguró que no tiene intención de elevar su participación en Serfin.

SANTANDER 1,69 1,13%

Lo cierto es que la operación les permite aumentar sus fuerzas para competir en el país latinoamericano con Citigroup y su filial mexicana Banamex y con BBVA Bancomer.

El objetivo de este acuerdo estratégico, como lo definen sus responsables, es atender las necesidades de la población hispana, sobre todo en lo relativo al negocio de las transferencias de Estados Unidos a México. De hecho, es una oportunidad para que Bank of America entre en el mercado hispano y el Santander en el de Estados Unidos. De esta forma, Bank of America captará las transacciones de los mexicanos en Estados Unidos y Santander Serfin realizará los desembolsos en México.

Según datos facilitados por el SCH y Bank of America, en Estados Unidos hay 36,1 millones de hispanos, de los que el 75% reside en Estados con presencia de Bank of America. De esta población, el mercado objetivo por el que competirán ambos bancos es de unos ocho millones de mexicanos que envían dinero a sus familias desde un país a otro.

Estas personas mueven al año 10.000 millones de dólares que envían a México, lo que supone para los bancos que se dedican a esta actividad unos ingresos vía comisiones de más de 1.000 millones de dólares. La alianza también supone un giro en la política del Santander en Latinoamérica, puesto que hasta ahora había optado por no tener socios en sus filiales latinoamericanas y tener la totalidad del capital de estos bancos.

Botín logra también trasladar a Estados Unidos su rivalidad con el BBVA, grupo que tiene una sociedad en este país que se dedica únicamente a enviar las transferencias de ese país a México a través de BBVA Bancomer.

El acuerdo anunciado ayer prevé que Bank of America mantendrá su participación al menos durante un periodo de tres años, al termino del cual podrá utilizar, si lo estima oportuno, varios mecanismos de liquidez, incluyendo la admisión de su participación a cotización en el mercado de valores y un derecho de venderla al Santander a valor contable por una sola vez, según el comunicado a la CNMV.

Botín aseguró que estas cláusulas se firman en todos los acuerdos. De hecho, si se vuelve a vender al Santander esta participación sería a precio de valor en libros, con lo que Bank of America saldría perdiendo, puesto que Serfin tiene un valor en libros de 2.200 millones, mientras que a precios de mercado se ha valorado en 6.400 millones.

Botín, además, incidió en la apuesta del Santander por el mercado latinoamericano al afirmar que 'el acuerdo demuestra claramente el valor de la inversión que hemos realizado en Iberoamérica y reafirma nuestro compromiso con la región'.

Esta venta se produce 16 días después de que el Santander anunciase otra, la de un 3% de su más mimado socio, el Royal Bank of Scotland, enajenación por la que obtuvo unas plusvalías de 809 millones. Ese día, además, se cerró la OPV de Banesto, que le aportó unos ingresos de 548 millones. De cualquier forma, los 693 millones de euros de plusvalías por la venta de parte de Serfin no se plasmarán en los resultados hasta marzo de 2003.

Botín negó que esta operación se realizase para mejorar los recursos propios. Tras la venta del 3% del Royal, la ratio Bis se situó en el 13%, y ahora será del 14,3%. Este año también ha vendido el 1% de Société Générale, Dragados y Vallehermoso, Aguas de Valencia, su filial de banca comercial en Perú, y está a punto de ingresar 124 millones de plusvalías por el 26% de Bital.

Operación Hong Kong

La alianza anunciada ayer con el segundo mayor banco estadounidense ha sido uno de los secretos mejor guardados en el Santander a lo largo de los último ocho meses. Sin embargo, el empujón definitivo al proyecto, que gestaron exclusivamente por la parte española Emilio Botín y Juan Rodríguez Inciarte, director general del SCH, se produjo hace mes y medio. Los dos negociadores españoles y un equipo ejecutivo de la entidad estadounidense, con su presidente Ken Lewis al frente, mantuvieron una cena en la sede madrileña del Santander, en la calle Canalejas. En el transcurso de la misma se eliminaron los últimos obstáculos a la alianza entre las dos entidades, que puede extenderse a otros países o negocios. Para reforzar el carácter secreto de la operación, en la que Goldman Sach actuaba como entidad asesora, se decidió bautizar el proyecto como Operación Hong Kong. El SCH trataba de confundir el rastro, ya que en esos momentos estaba a punto de vender su participación del 26% en el también mexicano Banco Bital al Hong Kong and Shanghai Banking Corporation (HSBC). La satisfacción por el éxito de la operación llevó a Botín a enviar ayer una carta a toda la plantilla del grupo, segunda que remite a los empleados desde la compra del brasileño Banespa. En ella dice textualmente que 'esta alianza es una excelente noticia para los accionistas del Santander y para todos los que formamos parte de este grupo'. La misiva concluye: 'Quiero, además, felicitaros a todos por el trabajo que habéis realizado este año tan difícil y os adelanto que veo razones para ser optimista en relación con el próximo año 2003'. Las relaciones entre el Santander y Bank of America no son nuevas, parten de 1965, cuando colaboraron en la creación de Bankinter. La operación tuvo una buena acogida en Bolsa al subir el SCH un 1,5%, hasta los 6,75 euros por título.