Crisis financiera

El paro brasileño alcanzó en septiembre el mayor nivel desde ese mes de 1998

El índice de paro en Brasil en septiembre ha alcanzado el mayor nivel para un mes de septiembre desde 1998, cuando se situó en el 7,7%. El número de parados superó también el 7,3% de agosto, según un comunicado divulgado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE). La tasa interanual se mantuvo estable en el 7,2%, en comparación con agosto.

El aumento de la tasa de desempleo en el último año obedeció, según el Instituto, a que el número de personas en busca de un empleo se incrementó en un 28,6% entre septiembre de 2001 y el mes pasado. En el mismo periodo, el número de personas ocupadas tan sólo aumentó un 2,2%, en tanto que el total de la población económicamente activa lo hizo un 3,8%.

Un brasileño sin empleo tardó en encontrar un puesto de trabajo un promedio de 24,4 semanas, frente a las 20,5 semanas de septiembre de 2001. Su media salarial fue de 797 reales (198 euros) en agosto pasado, un 2,6% menos que en el mismo mes de 2001, en términos reales.

Según una encuesta domiciliaria hecha el año pasado en todo el país por el mismo Instituto, el desempleo en Brasil en 2001 era del 9,4% de la población económicamente activa, incluyendo los trabajadores rurales. Es decir que en la mayor economía suramericana hay 7,7 millones de desempleados. Entre los 76 millones de brasileños en edad de trabajar, unos 38 millones, es decir la mitad, lo hace en situación irregular, según cifras del Ministerio de Previsión Social.

Tipos de interés, invariables

A sólo cuatro días de que los brasileños elijan un nuevo presidente, el Comité de Política Monetaria del Banco Central de Brasil, el Copom, ha mantenido invariable los tipos de interés Selic a su nivel más alto desde mediados de 1999, al 21%. El Copom también mantuvo su tendencia neutral, señal de que no hará cambios en los tipos de interés hasta su próxima reunión ordinaria en noviembre.

Los economistas ya contaban con esa decisión del banco, dada la alarmante alza de la semana pasada, que provocó la subida en los precios del consumidor, alimentada, a su vez, por la fuerte depreciación que ha sufrido este año la moneda local, el real.