Informe

Un estudio coloca a España en el sexto lugar de la UE por corrupción

España es el sexto país en el que se percibe más corrupción de la Unión Europea. Así lo recoge el índice de percepción de la corrupción elaborado por la organización Transparencia Internacional (TI), que desde ayer opera en el país. La posición de España, no obstante, 'está bien con respecto al mundo', afirma Miguel Schloss, director de la organización internacional. El índice puntúa a 102 países, con los nórdicos a la cabeza liderando la ausencia de corrupción.

España se sitúa entre los puestos 20 y 22, por delante de Irlanda, Francia, Portugal, Italia y Grecia, pero TI sostiene que 'los problemas son aún importantes, máxime cuando la opacidad de nuestra Administración central es alta y cuando la Administración local en zonas de fuerte desarrollo económico -sobre todo en la costa mediterránea- sigue dando muestras de una preocupante debilidad ante la presión de los corruptores'.

Con el objetivo de situar a España entre los 10 países menos corruptos del mundo, inicia su andadura el capítulo español de TI. Su secretario general, Rafael Calvo, manifestó ayer durante su presentación que en su inicio TI se centrará en solicitar nuevas normas para la fiscalización de los partidos políticos y la introducción de una cultura de gestión ética.

Calvo denunció la opacidad del uso de los fondos de los partidos políticos y un desconocimiento de la normativa por parte de las empresas. 'Menos del 12% de los empresarios saben que un delito de soborno en terceros países se puede perseguir judicialmente en España', destacó.

Aunque el sistema de medición varía cada año en aras de perfeccionarlo, la evolución de España en los últimos años ha sido positiva. Su puntuación en la actualidad es de 7,1, en una escala del 1 al 10 donde el máximo refleja la ausencia total de corrupción. En 1995 se situaba en su mínimo histórico, con una puntuación de 4,3. El primer puesto, con 9,7, lo ocupa Finlandia y Bangladesh, con 1,2, cierra la lista.