'Crisis Argentina'

Duhalde da un ultimatum a las fuerzas políticas para cumplir las recetas del FMI

El presidente de Argentina, Eduardo Duhalde, dio hoy un ultimátum a las fuerzas políticas que lo sustentan para cumplir los compromisos de ajuste económico acordados en sintonía con las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Se acabaron los tiempos, no hay más tiempo que esperar", subrayó en alusión al documento de catorce puntos firmado hace un mes con los gobernadores provinciales para acceder a un acuerdo con el organismo internacional.

Duhalde admitió que las medidas de ajuste económico tienen un costo político para el gobierno, pero recalcó que está dispuesto a pagarlo porque "son necesarias para poner de pie a la República".

Pidió a la población que "no se deje engañar" por quienes "creen que Argentina puede vivir aislada del mundo" y ratificó la decisión de aplicar las recetas del FMI.

"Argentina es el único país de la ONU (Naciones Unidas) que no cumple con sus compromisos internacionales", subrayó en alusión a los pagos de la deuda pública exterior.

Con un breve discurso, Duhalde inauguró una reunión con los gobernadores de su partido, el Justicialista (peronista), a quienes pidió apoyo político para llevar adelante el ajuste, que incluye un recorte del 60 por ciento del déficit público global.

En este sentido, aseguró que "esta semana" los gobernadores peronistas que han demorado sus compromisos firmarán el pacto de ajuste previsto en el acuerdo alcanzado hace un mes con los mandatarios provinciales.

El jefe del Estado acusó a los gobernadores provinciales de la Unión Cívica Radical (UCR), segunda fuerza política del país que también respalda al gobierno, de desentenderse de sus compromisos.

"Los peronistas sabemos que los compromisos que firmamos hay que cumplirlos y lo vamos a hacer: vamos a pelearle a la crisis, no vamos a bajar los brazos", puntualizó.

Hasta ahora, solo ocho de los 24 distritos federales han firmado el compromiso de ajuste acordado con Duhalde en sintonía con las recetas del FMI.

Entre las provincias que no han cumplido el compromiso, están las de Buenos Aires, la más rica del país, y la de Santa Fe, ambas en manos de dirigentes peronistas, así como varios distritos gobernados por la UCR.

El ajuste del déficit público comprometido supone recortar este año gastos por unos 6.000 millones de pesos (1.739,1 millones de dólares).

Las provincias que no han ratificado el compromiso aducen que ese ajuste tendrá un fuerte impacto social en momentos en que la pobreza afecta a más del 40% de la población, según datos oficiales.

El viernes último, la Cámara de Diputados optó por reformar la ley que castiga delitos de subversión económica en vez de anularla, como pide el FMI, debido a las discrepancias en el mayoritario grupo de legisladores peronistas y la presión de los de la UCR.

El asunto deberá ser tratado en el Senado, que según Duhalde ratificará mañana, martes, la anulación lisa y llana de esa legislación, como lo hizo en una ajustada votación hace quince días.

La ley de subversiónica fue promulgada en 1974 para ista, pero ahora es el sustento de procesos judiciales a banqueros y empresarios por lavado de dinero y "vaciamiento" de empresas.

El FMI reclama que se la anule por considerar que las directrices de esa ley son obsoletas, lo cual es rechazado por sectores del peronismo, la UCR y partidos de centroizquierda e izquierda.

A comienzos de mayo, el Parlamento dio cumplimiento a otras de las exigencias del FMI, al modificar la ley de quiebras e incluir un artículo que permite a los capitales extranjeros optar por la compra de empresas argentinas en bancarrota.